Bienvenido

ATENCION: NO CREAS EN LA GUIA DE RELIGIONES PORQUE ESTAS SON PARTE DE LA GRAN RAMERA TU MAESTRO VIVE TU SIEMPRE LO PROFESAS ENTONCES USALO 1 JUAN 2.27 ES VERDADERO Y NO TENEIS NECESIDAD DE QUE NADIE OS ENSEÑE. EL EJÉRCITO INVENCIBLE. LA REVOLUCION PACIFICA POR LA LIBERTAD HUMANA HA COMENZADO. PRIMERA MISIÓN DIFUNDIR LA INFORMACIÓN POR LA LIBERTAD, UNETE A LA LUCHA

Bienbenidos a La Radio Jovenes Para Cristo

QUE PASA EN NUESTRO PLANETA

.

lunes, 18 de enero de 2010

ADICTOS A LA ASONBROSA GLORIA DE DIOS. ATRAVES DE LA FE.‏

El Redil del Buen Pastor ,apacentando ,Sanando,Curando , Alimentando al Hambriento y Necesitado de la Palabra de vida ..         JESUCRISTO LA VERDADERA Y SANA DOCTRINA. 




El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la
unión con Dios en su Reino.

1

          
Nuestro proposito no es comunicar conocimiento, ni métodos bíblicos a los santos, sino ayudar a los que ya siguen al Señor y caminan en esta senda con el objeto de avanzar.
EDIFICAOS LOS UNOS A LOS OTROS.


 
 
ADICTOS A LA ASONBROSA GLORIA DE DIOS. 
ATRAVES DE LA FE.


Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. Filipenses 3:13,14


El apóstol Pablo fue un “adicto” a la gloria de Dios. Por eso precisamente dijo: «Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor» (2 Cor. 3:18).


 En pocas palabras, venía a decir: «Ser como Jesús es mi ansiedad, mi búsqueda, mi desesperación. Me parece que nunca tengo suficiente de él».
Un adicto a una sustancia nunca está satisfecho; siempre necesita más.

 Cuanto más aumenta su nivel de tolerancia, mayor es la fuerza que lo impulsa a alimentar su hábito con una creciente cantidad de la sustancia en cuestión.
 No asombra que Pablo expresara el anhelo de su corazón de la siguiente manera: «Olvido lo que queda atrás. Prosigo, no cejo en mi empeño hasta alcanzar más cada vez».

CUANDO TIENES HAMBRE Y SED DE JESUS.
BUSCAS Y BUSCAS HASTA ENCONTRAR ESA AGUA Y ALIMENTO PARA SASEARLA.

 Probarlo una vez no fue suficiente. Un milagro no lo llenó. Acudir a la sinagoga no satisfizo sus ansias. Ni siquiera el encuentro camino a Damasco fue el final. El apóstol nunca estuvo satisfecho. Pablo fue adicto. Estaba para siempre poseído por el poder de Dios y por su gloria, como por un anzuelo del cual no podía desprenderse.
Dios anhela que su iglesia sea un ejército de adictos, de creyentes desesperados por ser transformados a la imagen de su Hijo.

  NO TE DUERMAS
Si tu relación con Dios y la devoción que le manifiestas han llegado a ser previsibles y aburridas, te desafío para que busques a una persona que no conozca a Jesús y compartas el amor que Dios ha derramado en tu corazón. Ese amor, que has recibido gratuitamente, debes compartirlo de la misma manera. Permite que el Espíritu Santo te tome. Él puede cambiar en segundos tu rutina y convertirte en un apasionado discípulo de Jesús.

Deja que el poder del Altísimo derribe las barreras de tu indiferencia religiosa. Comienza a gritar lo que Jesús ha susurrado a tus oídos. Di al mundo entero lo que el Señor ha hecho por ti. Sé un adicto a la gloria de Dios.
Grita hoy con voz de triunfo, y con la melodía de un dulce canto: «Jesús es el Salvador del mundo». Que se escuche en toda tu ciudad ¿Sabes qué sucederá? Un río de avivamiento fluirá en tu corazón. No esperes más. Experimenta hoy un avivamiento

LA PRUEVA DE VUESTRA FE.


 
1 Pedro 1:6-7  En el cual vosotros exultáis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, seáis afligidos en diversas pruebas, para que la prueba de vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Cristo”.
 
Dios prueba nuestra fe a fin de que podamos crecer. Ningún cristiano puede crecer si su fe no ha sido sometida a prueba. La fe de todo cristiano que está creciendo debe ser puesta a prueba. Puedo decir con toda certeza que la fe de todo creyente debe ser probada. La fe sólo puede crecer por medio de la prueba. La única forma en que Dios nos ayuda a crecer es probando nuestra fe. Podemos acercarnos a Dios y recibir toda Su gracia por medio de la fe. Una vez que nuestra fe sea probada, creceremos espontáneamente.
 
Dios prueba nuestra fe, no sólo para que crezcamos, sino también para hallar satisfacción. Nadie que haya creído en el Señor y haya recibido Su gracia puede evitar la prueba de la fe. La prueba de la fe tiene como fin demostrarnos que nuestra fe es genuina. Solamente la fe genuina satisface a Dios. Una fe que haya sido aprobada glorifica el nombre de Dios. El nombre de Dios es glorificado en este mundo mediante una fe aprobada. Si al pasar por tribulaciones, persecuciones, obstáculos y oscuridad, seguimos creyendo y permanecemos firmes después de todas estas pruebas, tendremos la fe que glorifica el nombre de Dios.

Unión con Dios

                                       ALIMENTANDOSE DE LA PALBRA


Nutriciòn Diario
La Biblia dice, “desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 Pedro 2:2). Aliméntate cada día sin fallar. Job dijo, “Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida.” (Job 23:12). Mientras más comas, más rápido crecerás, y menores penalidades tendrás. Acelera el proceso, y ahórrate algunos dolores de cabeza—comprométete a leer la Palabra de Dios cada día, sin fallar. Haz esta resolución contigo mismo; “No Biblia, no desayuno, si no leo, no me alimento.” Haz como Job, pon la Biblia por encima que tu estómago. Si tú lo haces así, Dios promete que “Serás como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; todo lo que hace, prosperará.” (Mira elSalmo 1). Cada día, busca un lugar tranquilo, y llena a fondo tu alma en la Palabra de DioS.

LA ORACION.

Puede haber ocasiones en que leas a través de las páginas de la escritura o escuches la palbra hablada, con gran entusiasmo, y puede haber otras ocasiones en que te parezca árido e incluso aburrido,(por falta de espirtu el hambre) pero el alimento beneficia tu cuerpo, ya sea que tú lo disfrutes o no. Cuando eras niño, no dudabas en comer los postres con gran entusiasmo, tal vez las verduras no eran tan emocionantes. Si eras un niño , probablemente tuviste que ser motivado por tus padres a comer las verduras primero; y luego cuando maduraste en la vida, aprendiste disciplina y ahora las comes porque sabes que ellas te benefician, aunque por el momento no se sean muy apetitosas a tu paladar.

Bien se ha dicho que Dios siempre contesta la oración. A veces el dice, “Si.” A veces El dice, “No.” A veces El dice, “Espera un minuto,” y un día para el Señor, son mil años para nosotros (2 Pedro 3:8). Eso significa que una espera de diez años para nosotros es una espera de 14 minutos y 24 segundos para Dios, así que pide en fe, pero descansa en la paz y en la paciencia.
Las estadísticas muestran que más del 90% de los americanos oran diariamente. Sin duda oran por salud, prosperidad, felicidad, etc. Sin duda también oran cuando la abuelita se enferma y cuando no mejora (o muere), muchos terminan desilusionados o amargados.

 Esto sucede porque no entienden lo que la Biblia dice acerca de la oración. La escritura enseña que el pecado es el motivo por el que Dios no escucha nuestras oraciones (Salmo 66:18). La escritura también enseña que, entre otras cosas, si oramos dudando, no obtendremos ninguna respuesta. (Santiago 1:6-7).
Aquí está la clave para ser escuchado:
1. Ora con fe (Hebreos 11:6).
2. Ora con manos limpias y un corazón puro. (Salmos 24:3-4).
3. Haz oraciones sinceras de corazón en vez de usar vanas repeticiones. (Mateo 6:7).
4. Asegúrate de orar al Dios revelado en las Sagradas Escrituras. (Éxodo 20:3-6).
¿Cómo “orar con fe?”  La escritura dice que Abraham “Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido.” (Romanos 4:20-21) Abraham fue un hombre de gran fe en Dios. Recuerda que el cumplido no es para Abraham. El simplemente tomó una visón de la increíble habilidad de Dios, Su impecable integridad y Su maravillosa fidelidad para cumplir cada una de las promesas que hace. La fe de Abraham dio “gloria” al Dios fiel.
En lo que respecta a Dios, si tú le perteneces a Jesús, tú eres una persona muy importante (VIP). Puedes presentarte confiadamente delante del trono de Su Gracia (Hebreos 4:16). Tienes acceso al Rey, porque eres hijo o hija del Rey. ¿Cuando tú eras un niño, tenías que humillarte para pedir que tus necesidades fueran suplidas por tu mamá o por tu papá? Espero que no.
De manera que, cuando tú ores, no digas: “Oh Padre, yo espero que Tú suplas mis necesidades.” En lugar de eso, mejor di algo como: “Padre, gracias porque tú cumples cada una de las promesas que haces. Tu Palabra dice que tú suplirás todas mis necesidades conforme a tus riquezas en gloria, en Cristo Jesús (Filipenses 4:19); así que, te agradezco porque tú harás esto o aquello en mi familia. Te lo pido en el maravilloso Nombre de Jesús. Amén.”
 “El poder de la oración nunca ha sido probado a toda su capacidad.” Si queremos ver el poder Divino operando en lugar de la debilidad, el fracaso y el desaliento; respondamos al reto permanente de Dios, “Clama a Mí, y Yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y maravillosas que tú no conoces.”
¿Cómo puedes tener “manos limpias y un corazón puro”?  Cargando tu cruz interna de la negacion.siendo obediente en todo lo que se nos manda que agamos .  ARREPINTIENDONOS CADA DIA DEL PECADO.


 7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

. Cuando tú confiesas tus pecados a Dios por medio de Jesucristo, Dios no solo te perdonará, cada uno de tus pecados, sino que El promete olvidar ese pecado (Hebreos 8:122).

                       Y AL TOMAR LA CRUZ DE LA NEGACION PROPIA Y EL ANDAR EN PLENA OBEDIENCIA.
 El, aún más, te justificará basado en el sacrificio del Salvador. Esto quiere decir que Dios no lo tomará en cuenta, El hará como si tú nunca hubieras pecado desde el principio. El te hará puro ante Sus ojos—sin pecado; además El “purificará” tu conciencia de manera que ya no tendrás el sentido de culpa por haber pecado en alguna ocasión. Eso es lo que significa “ser justificado por fe.” Es por eso que tú tienes que leer el nuevo testamento de las Sagradas Escrituras—leer las cartas  de pablo a las Iglesias y ver las cosas maravillosas que Dios ha hecho por nosotros por medio de la Cruz del Calvario(Y Nosotros la cruz de la negacion propia). Si no te molestas en leer la escritura de Dios, no tendrás ni la menor idea de lo que te ha sido heredado,y asi afirmar la palbra escuchada.

¿Cómo hacer “oraciones sinceras de corazón?” Simplemente guardándote en el amor de Dios. Si el amor de Dios está en ti, nunca orarás de manera hipócrita o egoísta. De hecho, no tendrás que hacer oraciones egoístas si tienes un corazón de amor. Cuando tu vida de oración está agrando a Dios, la Biblia dice que El te recompensará abundantemente (Mateo 6:6).
¿Cómo sabes que estás orando “al Dios revelado en las Sagradas Escrituras”? Escucha la palabra de Dios hablada. No aceptes la imagen de Dios en un retrato hecho por el mundo, aun cuando esto apele a la mente natural. Un amor, hacia la figura paterna, sin sentido de justicia o verdad, nos hace aparecer como pecadores culpables. Fíjate en los truenos y relámpagos en el Monte Sinaí. Contempla a Jesús en la cruz del Calvario—colgado en su indescriptible agonía para cumplir la Justicia del Dios Santo. Tales pensamientos tienden a hacer que uno se aparte de la idolatría.


Guerra Espiritual

Guerra Espiritual
Cuando te volviste cristiano, te ubicaste directamente en medio del fuego de una antigua batalla. Tienes un enemigo de tres caras—el mundo, la carne y el diablo. Antes de ser cristiano seguías la corriente como cualquier pescado muerto; pero ahora Dios ha puesto Su vida dentro de ti y te verás nadando contra una triple corriente. Conozcamos a estos tres enemigos resisitentes.
Primero el Mundo. Cuando la Biblia Afirma “del mundo” en este contexto, se refiere al sistema pecaminoso y rebelde del mundo. Este es el mundo que ama la oscuridad y aborrece la luz (Juan 3:20), está gobernado por el “dios de este mundo” (2 Corintios 4:4) —el “príncipe de la potestad del aire” (Efesios 2:2). La escritura afirma  que los cristianos deben apartarce de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. (2 Pedro 1:4) “La concupiscencia” es el deseo ilícito, y es el pan de todos los días en el mundo—ya sea el deseo por el pecado sexual, de poder, de dinero, de cosas materiales. La lujuria es un monstruo que nuca será satisfecho, así que no lo alimentes. Se hará cada vez más y más grande, hasta que pese tanto en tus espaldas, que puede provocarte la muerte—fíjate lo que dice Santiago 1:15.
  (Colosenses 3:5). Se nos ha dicho, “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él… Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” (1 Juan 2:15Santiago 4:4).
El segundo enemigo es el diablo. Como hemos visto, él es conocido como el “dios de este mundo.” El fue tu padre espiritual antes de que vinieras a formar parte de la familia de Dios (Juan 8:44Efesios 2:2). Jesús llamó al diablo, un ladrón que vino a matar, robar y destruir (Juan 10:10).
La manera para vencer al diablo y sus demonios, es asegurarte de que estás equipado con la armadura espiritual de Dios, descrita en Efesios 6:10-20. Familiarízate íntimamente con la armadura. Duerme con la armadura. Nunca te la quites. Toma la espada de doble filo (la palabra de DIOS) en tu BOCA, de manera que nunca la sueltes. La razón para esto nos lleva al tercer enemigo.
El tercer enemigo es lo que la Escrtura llama la “carne.” Esta es tu naturaleza pecaminosa. El campo para dominar en esta batalla, es tu mente. Si tú tienes en mente, el mundo y su pecado serás atraído ellos. La mente es el panel de control informático para los ojos y los oídos. Es el centro de tus apetitos. Todo pecado tiene su inicio en el “corazón”. (Proverbios 4:23Mateo 15:19). Pensamos antes de pecar. Esto sucede porque no pensamos antes de pecar. La Biblia advierte que: “la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Cada día que tenemos vida, elegimos. Pecar o no pecar—esa es la pregunta. La respuesta a la cuestión del pecado es el temor de Dios. Si tú no temes a Dios, pecarás para el deleite de tu corazón pecaminoso.

Si sabemos que los ojos del Señor están en todo lugar contemplando el bien y el mal; y que El traerá todas las acciones a juicio, viviremos concientes de ello. El peso de tales pensamientos es valioso, ya que “por el temor de Dios” los hombres se apartan del pecado”. (Proverbios 16:6). Jesús dijo, “Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el Infierno; sí, os digo, a éste temed.” (Lucas 12:4-5).



Acción de Gracias

Haz lo correcto
¿Estás agradecido con Dios? Escudriña lo que la escritura tiene que decir de ello, escucha la palbra de Dios Hablada y en tu corazon. Registra tu acción de gracias para animar a otros.
Respuesta
El Apóstol Pablo dijo, “sobreabundo de gozo en todas nuestras tribulaciones” (2 Corintios 7:4). El sabía que Dios estaba haciendo que todas las cosas ayudaran para su bien, aunque él estaba atravesando los por pruebas (Romanos 8:28).


“Fe” y “acción de gracias” son amigos íntimos. Si tú tienes fe en Dios, estarás agradecido porque sabes que la mano amorosa de Dios está sobre ti, aunque tú estés en la guarida de los leones. Eso te dará un sentido profundo de alegría, y alegría es el barómetro del nivel de la fe que tienes en Dios.
Tenemos tanto por lo cual estar agradecido. Dios “nos ha dado preciosas y grandísimas promesas” que son “más deseables que el oro”. Hazte un favor grande — cree esas promesas, dale gracias a Dios continuamente por ellas, y “permite que “tu gozo sea cumplido”.



Unión con Dios


Esta sección fue escrita para mostrarle que la unión con Dios es posible, como parte de alcanzar el Reino de Dios dentro de usted. Para alcanzar la unión, tomamos la cruz interna de la negación propia y el arrepentimiento para recibir la gracia de Dios que produce cambio que nos enseña a vivir sobria, justa y piadosamente en este mundo presente y para después entrar en el Reino del Cielo. Todavía estamos en la tierra físicamente, pero estamos en el Reino donde tenemos comunión con el Padre y el Hijo, y con todos sus sagrados ángeles y santos.

 Este sitio muestra el camino para recibir esta gracia que cambia y purifica, que lleva el alma, la mente, el espíritu y el cuerpo a conformarse a Dios, el Padre de los espíritus, y a Cristo - y después al Reino del Cielo adentro y entre nosotros; para vivir en unión con Cristo y Dios en su presencia, mientras caminamos en la tierra por la luz de Dios, como hijos de la luz. Porque Dios es luz y está cerca; en él vivimos y nos movemos y existimos. Nuestra conciencia y visión son trasladadas a una dimensión espiritual de la Luz o el paraíso, donde vivimos en unión con Dios y Cristo mientras estamos en la tierra y después para siempre como hijos de Dios.

Por medio de estas cosas nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas lleguéis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de las pasiones. 2 Pedro 1:4

Antes que intentemos mostrar que es posible por medio de las escrituras, permítame aclarar lo que significa ser "uno con Dios". No significa llegar a ser Dios. No significa llegar a ser Cristo. No podemos ser iguales a ninguno de los dos.

Pero mientras estamos en la tierra podemos estar en Cristo y en el Padre, y Cristo y el Padre pueden estar en nosotros, hasta llegar al punto en que tenemos
la mente de Cristo y somos uno con ambos. Podemos estar en unión con Dios, ser uno con Dios. Podemos entrar en el Reino del Cielo. Podemos ser una parte verdaderamente operacional del cuerpo de Cristo, para que podamos tener a Cristo completamente resucitado dentro de nosotros, para que podamos llegar a ser hijos adoptados de Dios, para que podamos vivir de acuerdo con la voluntad del Padre, para que podamos estar con Cristo y con Dios para siempre, para que podamos tener comunión con Cristo y con el Padre en el cielo mientras todavía estemos en la tierra, y para que nuestras palabras y acciones puedan estar controladas por Dios. Ya que Cristo es uno con el Padre, nosotros también podemos ser uno con el Padre por medio de Cristo; y podemos ser uno junto con todos los otros que son uno con Dios y por lo tanto parte del cuerpo de Cristo, la iglesia verdadera de Cristo en la unidad sobre la tierra.

Esta
unión no se puede llevar a cabo hasta que usted haya sido cambiado para llegar a ser como Él, puro. Para unirse, los dos deben ser similares.
Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es.
Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro
. 1 Juan 3:2-3
Y somos purificados por el poder inmerecido e infinito de Dios. Ninguno de nosotros es digno de esta ayuda.
En humildad vamos a él, buscando ser cambiados. Es su voluntad y su poder lo que nos cambia para llegar a ser como él. Porque
los puros de corazón ven a Dios; los puros de corazón experimentan la aparición de Cristo y de Dios con el Reino.

Vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.
               Este es el regreso de Cristo. El mundo no lo ve. Él regresa con el padre. Ellos llegan a ser uno con nosotros.
               Es una experiencia personal. Esto no es la resurrección. Él está hablando acerca de llegar a ser uno con los discípulos.
No te pido que los quites del mundo, sino que los protejas del maligno. Juan 17:15
De modo que Jesús quiere dejarnos en el mundo, pero protegernos del maligno, mientras estemos en el mundo—para ser santificados.
Padre, quiero que los que me has dado
estén conmigo donde yo estoy. Que vean mi gloria, la gloria que me has dado porque me amaste desde antes de la creación del mundo. Juan 17:24
De modo que mientras estamos en el mundo, Él quiere que estemos en el cielo con Él, pero santificados. Podemos estar allí con Él antes de morir al entrar en el reino del cielo interno, que es otra dimensión. De modo que entramos allí mientras estamos vivos en la tierra, para estar allí para siempre, aún después de la segunda muerte.
El que me obedece y hace lo que yo mando, demuestra que me ama de verdad. Al que me ame así, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y
le mostraré cómo soy en realidad [Me dejaré ser visto claramente por él y me haré real a él].
Judas (no el Iscariote) le dijo: --¿
Por qué, Señor, estás dispuesto a manifestarte a nosotros, y no al mundo?
Le contestó Jesús: --El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él. Juan 14:18-23
Habitaré y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.
2 Cor 5:1

Este es el regreso de Cristo en su gloria con el Padre. Ellos llegan a ser uno con nosotros.
Es una experiencia personal, ver a Cristo y llegar a ser uno con Cristo y con el Padre. El mundo no lo ve.
Aparte
del fruto del Espíritu, el mundo no ve a Cristo;
porque la vida de tal persona está escondida en Cristo Jesús.
Este es el legendario regreso de Cristo
, y su hogar es el glorioso Reino del Cielo establecido en el corazón de usted.
Esta es la unión con Dios en el Reino del Cielo. Se lleva a cabo en la Cena de las Bodas del Cordero con su Novia, la Iglesia de creyente(s) purificado(s) .

Oye, Israel. El Señor nuestro Dios, el Señor es uno. Mar 12:29. Así dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos (deseos y afectos) por estrado de tus pies. Salmo 110:1





(Cualquiera buena cosa que esté en este sitio no es por nosotros, sino para la gloria de Jesucristo y el Padre. No estamos afiliados con ninguna de las sectas deficientes o religiones, incluyendo a los CRISTIANOS DE LA SECRETA. No buscamos seguidores. Queremos que usted sea enseñado por Jesús mismo. No buscamos contribuciónes. No tenemos nada a la venta en este sitio, ni tampoco ningún anuncio. Porque gratuitamente hemos recibido, y gratuitamente damos).



El Redil Del Buen Pastor | Promocionar tu página también




SONRIE...CRISTO RESUCITADO ESTÁ CONTIGO...ESTÁ EN TÍ......

SONRIE....Y EXPERIMENTA SU PRESENCIA ....

SONRIE....Y DÉJATE GUIAR POR ÉL.
 
SONRIE....YO SOY EL QUE SOY


SONRIE...DIOS TE AMA



Es Importante Para Este Ministerio tu Comentario

http://2.bp.blogspot.com/_A26cIysUsfA/S7nXIZhh_II/AAAAAAAAAL4/OzKs5lA3qoE/S640/blog.jpg