Bienvenido

ATENCION: NO CREAS EN LA GUIA DE RELIGIONES PORQUE ESTAS SON PARTE DE LA GRAN RAMERA TU MAESTRO VIVE TU SIEMPRE LO PROFESAS ENTONCES USALO 1 JUAN 2.27 ES VERDADERO Y NO TENEIS NECESIDAD DE QUE NADIE OS ENSEÑE. EL EJÉRCITO INVENCIBLE. LA REVOLUCION PACIFICA POR LA LIBERTAD HUMANA HA COMENZADO. PRIMERA MISIÓN DIFUNDIR LA INFORMACIÓN POR LA LIBERTAD, UNETE A LA LUCHA

Bienbenidos a La Radio Jovenes Para Cristo

QUE PASA EN NUESTRO PLANETA

.

miércoles, 31 de marzo de 2010

Cinco de ellas eran insensatas, y cinco prudentes.Mateo 25

http://hphotos-snc1.fbcdn.net/hs190.snc1/6389_160341899504_146999329504_3391783_6931798_n.jpg
LAS DIEZ VIRGENES


Mateo 25


 1 Entonces, el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron a recibir al novio.
 2 Cinco de ellas eran insensatas, y cinco prudentes.
 3 Cuando las insensatas tomaron sus lámparas, no tomaron consigo aceite;
 4 pero las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.
 5 Y como tardaba el novio, todas cabecearon y se quedaron dormidas.
 6 A la media noche se oyó gritar: "¡He aquí el novio! ¡Salid a recibirle!"
 7 Entonces, todas aquellas vírgenes se levantaron y alistaron sus lámparas.
 8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: "Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan."
 9 Pero las prudentes respondieron diciendo: "No, no sea que nos falte a nosotras y a vosotras; id, más bien, a los vendedores y comprad para vosotras mismas."
 10 Mientras ellas iban para comprar, llegó el novio; y las preparadas entraron con él a la boda, y se cerró la puerta.
 11 Después vinieron también las otras vírgenes diciendo: "¡Señor, señor, ábrenos!"
 12 Pero él respondiendo dijo: "De cierto os digo que no os conozco."1
 13 Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora.
 

virgenes
14 Porque el reino de los cielos será semejante a un hombre que al emprender un viaje largo, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.  15 A uno dio cinco talentos [monedas de oro], a otro dos, y a otro, uno. A cada uno dio conforme a su capacidad y se fue lejos.
 16 Inmediatamente, el que había recibido cinco talentos se fue, negoció con ellos y ganó otros cinco talentos.
 17  De la misma manera, el que había recibido dos ganó también otros dos.
 18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.
 19 Después de mucho tiempo, vino el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos.
 20 Cuando se presentó el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos y dijo: "Señor, me entregaste cinco talentos; he aquí he ganado otros cinco talentos."
 21 Su señor le dijo: "Bien, siervo bueno y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor."
 22 Y cuando se presentó el que había recibido dos talentos, dijo: "Señor, me entregaste dos talentos; he aquí he ganado otros dos talentos."
 23 Su señor le dijo: "Bien, siervo bueno y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor."
 24  Pero cuando se presentó el que había recibido un talento, dijo: "Señor, yo te conozco que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste.
 25 Y como tuve miedo, fui y escondí tu talento en la tierra. Aquí tienes lo que es tuyo."
 26 Su señor respondió y le dijo: "¡Siervo malo y perezoso! ¿Sabías que cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí?
 27 Por lo tanto, debías haber entregado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, habría recibido lo que es mío con los intereses.
 28  Por tanto, quitadle el talento y dadlo al que tiene diez talentos.
 29 Porque a todo el que tiene le será dado, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.2
 30 Al siervo inútil echadlo en las tinieblas de afuera." Allí habrá llanto y crujir de dientes.

http://www.diocesismalaga.es/images/albumes/fano/20081116.jpg


Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente
en las versiones Reina Valera 1960, Nueva Intl, Reina Valera 1995, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.


_______________________________________
 De cierto os digo que no os conozco.
Jesús lo dijo de otra forma: Todo aquel que es de la verdad oye mi voz. Juan 18:37.¿Oye usted su voz? Si no lo hace, entonces usted no está en la verdad. Si usted no oye su voz, usted no conoce la verdad. Si usted no conoce la verad, no conoce a Jesús porque él es la verdad. Usted puede memorizar la Biblia entera, y usted no conocerá la verdad porque la Biblia sólo testifica acerca de la verdad; la Biblia no es la verdad, Jesús es la verdad, y la Biblia no es Jesús. Si usted no oye su voz, todavía está perdido en sus pecados; pero si usted oye y obedece la voz de la verdad, su alma está purificada por la obediencia a la verdad. 1 Ped 1:22. Jesús dijo: "Pero una sola cosa es necesaria. Pues María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada." — sentarse a los pies de Jesús y oír su palabra. Lucas 10:39-42. Además:
Es una cruz para la voluntad del hombre sentarse en silencio, luchando para no permitir que su mente comience a vagar; es una cruz para la voluntad del hombre obedecer lo que él manda y enseña por medio del Espíritu Santo; esta es la cruz con la cual usted debe negarse a sí mismo y debe cargarla cada día para después seguir a Jesús. Seguir es obedecer. Usted no puede ser su discípulo a menos que tome su cruz diariamente y siga sus órdenes. La salvación sólo es recibida por aquellos que siguen al cordero donde quiera que vaya — quien obedece completamente la voz del Señor, en lo que sea que él les mande. No se desanime si usted no oye nada por algún tiempo. Aún su espera es ventaja para usted: Sea tu misericordia, oh Jehovah, sobre nosotros, según lo esperamos de ti. Sal 33:22. Desde la antigüedad no se ha escuchado, ni el oído ha percibido, ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. Isa 64:4.
Esta es la parábola en la que Cristo habla con respecto al aumento del tesoro celestial del hombre, el Espíritu de Dios, una medida del cual cada hombre ha recibido del Señor: A cada cual le es dada la manifestación del Espíritu para provecho mutuo. 1 Cor 12:7. Cada uno debe mejorar, o aumentar, el talento que le es dado del cielo. Y así llegar a ser siervos y mayordomos buenos y fieles, si se tiene la intención de entrar en el gozo del Señor.
Su Espíritu está encadenado, sujeto al espíritu que lo gobierna. Esta semilla de Dios quiere ser buscada, escuchada, y obedecida — lo cual causa crecimiento. De la semilla de Cristo, que está encadenada dentro del hombre, Cristo debe aumentar, mientras que el espíritu egoísta y rebelde del hombre debe disminuir — hasta que finalmente Cristo aparece dentro del hombre, para ser visto, para ser testificado, para traer salvación, para traer el reino, para traer gloria al creyente purificado. Esta semilla, luz, o espíritu de Dios es su talento, que debe ser mejorada en esta vida; si usted no la hace crecer, en la próxima vida le será quitada y le será dada a otro que haya mejorado su talento, mientras que usted será echado afuera en las tinieblas como un siervo malvado e indigno. Este es el paso número uno — la semilla encadenada. Para leer cuáles son los pasos uno al cinco, vea El Misterio — Cristo dentro de usted.
 Usted debe compartir de su exceso con aquellos que carecen de las necesidades de la vida. Es imposible agradar al Señor sin distribuír liberalmente. Usted debe aprender ue la vida es dar, no tomar. Usted debe aprender el valor de dar; porque si usted no es fiel en los tesoros más pequeños (dinero injusto), ¿cómo puede esperar recibir el tesoro verdadero y celestial?


ENCOMIENDA AL SEÑOR TU CAMINO
Y CONFÍA EN ÉL Y ÉL HARÁ.
EXHIBIRÁ TU JUSTICIA
COMO LA LUZ

martes, 30 de marzo de 2010

Permaneceremos en el pecado para que sobreabunde la gracia. ¡De ninguna manera!

http://www.siguiendosuspisadas.com.ar/wall025.jpg
Romanos 6


  [Este es uno de los capítulos más malentendidos de la Biblia. ¡Tome nota! Pablo está hablando de aquellos que han muertos al pecado. Él le está hablando a cristianos muy maduros, que han sufrido en la cruz para romper con el pecado. Él habla de aquellos cuyo viejo hombre ha sido crucificado en la cruz, muerto, siendo sepultados con él, y resucitados con él, — libres de pecado, para llegar a ser uno con Cristo y para llegar a ser esclavos de Dios y estar en santidad. Nos exhorta a que no caigamos otra vez en el engaño de los deseos y el pecado. Este capítulo es leído por muchos que lo usan para justificar que ellos no estén en realidad así, sino que son "acreditados" como habiendo sido crucificados, muertos, sepultados, y resucitados con él, — libres de pecado, etc. Esta es la base del "cristianismo falso," tan común en el mundo hoy en día — ¡pero tan terriblemente equivocado, y lleno de mentiras desastrosas!]
  1  ¿Qué, pues, diremos? ¿Permaneceremos en el pecado para que abunde la gracia?1
 2 ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?2
 3 ¿Ignoráis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte?
 4 Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
 5 Porque así como hemos sido identificados con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección.
 6 Y sabemos que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado;
 7 porque el que ha muerto [habiendo crucificado sus deseos y afectos en la cruz interna de la negación propia] ha sido justificado del pecado.
 8 Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él.
 9 Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
 10 Porque en cuanto murió, para el pecado murió una vez por todas; pero en cuanto vive, vive para Dios.
 11 Así también vosotros, considerad que estáis muertos para el pecado, pero que estáis vivos para Dios en Cristo Jesús.
 12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que obedezcáis a sus malos deseos.
 13 Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado, como instrumentos de injusticia; sino más bien presentaos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
 14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros, ya que no estáis bajo la ley,3 sino bajo la gracia. [A menos que usted sea guiado por el Espíritu, el núcleo moral de la ley es su tutor. Ser guiado por el Espíritu es oír lo que la Palabra desde el interior de su corazón le mande y después obedecer. Pablo dijo en Gal 5:18, si (y cuando) usted sea guiado (dirigido, ordenado, enviado) por el Espíritu, no está bajo la ley.]
 15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!
 16 ¿No sabéis que cuando os ofrecéis a alguien para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado para muerte o de la obediencia para justicia?4[La obediencia conduce a ser justos. Sin obediencia, escuchando y obedeciendo la Palabra de Dios en su corazón, usted es un esclavo del pecado Jesús confirma esto decididamente: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34.]
 17 Pero gracias a Dios porque, aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón5 a aquella forma de enseñanza a la cual os habéis entregado;
 18 y una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia.6
 19 Os hablo en términos humanos, a causa de la debilidad de vuestra carne. Porque así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad cada vez mayor, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia para la santidad.7
 20 Porque cuando erais esclavos del pecado, estabais libres en cuanto a la justicia.
 21 ¿Qué recompensa, pues, teníais entonces por aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.
 22 Pero ahora, libres del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis como vuestra recompensa la santificación, y al fin la vida eterna.8
 23 Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.

http://www.siguiendosuspisadas.com.ar/wall024.jpg
_______________________________________
 Permaneceremos en el pecado para que sobreabunde la gracia. ¡De ninguna manera!
Las gracia es una de las palabras más mal empleadas en el mundo entero, talvez con las consecuencia más desatrosas.
La gracia, que es el favor inmerecido de Dios, no es instantánea y no es salvación, como es la creencia general.
De la voz del Señor con respecto a la salvación instantánea por la gracia: "Es una mentira retorcida y perniciosa."
La gracia es un proceso de enseñanza de arrepentimiento de los deseos hacia una vida piadosa en la pureza, trayendo la salvación y viendo a Dios.
Lo que el cristianismo llama gracia es un permiso para pecar. La gracia es correctamente definida por el apóstol Pablo en Tito 2:11-14:
Alguien que todavía peca podría argumentar equivocadamente que ha sido redimido de toda iniquidad, ¡pero no que la gracia lo ha purificado!
Y cuando la gracia verdadera lo ha purificado de toda iniquidad, usted ve a Dios, porque los puros de corazón ven a Dios. Mat 5:8.

De la Voz del Señor: "Donde hay obediencia, hay justicia; sin ella, tienes la Segunda Guerra Mundial."
Incluso Adolfo Hitler dijo que Jesús era su Señor y Salvador.
¿Acaso alguien cree que Hitler, al decir que Jesús era su Señor, le hizo su Señor? Espero que no. Decir algo no lo convierte en realidad.
¿Acaso alguien cree que Hitler era un pecador salvado por gracia? Espero que no. Ser salvo es ser purificado por la gracia. Tit 2:14.


Amable lector, no se desespere. Una vez que usted entienda cómo se recibe la gracia verdadera (1.juan 2:27), podrá ser purificado por el poder de Dios. Pero ésta no es instantánea, y requiere que usted busque con todo su corazón, espere en silencio y con humildad, escuche, oiga, y obedezca — de manera repetida, perserverando hasta el final. Usted puede tener el gozo de oír a su salvador hablándole, enseñándole, ayudándole, y amándole. Al final, usted verá a su salvador aparecer dentro de usted, a medida que él se une con usted — usted puede tener compañerismo con el Padre y con el hijo — usted puede tener paz, gozo, amor, benignidad, bondad — para compartir la naturaleza divina — todas las maravillosas promesas de Dios están disponibles en esta vida sobre al tierra, y después para siempre.
Lea Juan 14 y Juan 17 para entender las verdaderas promesas de Jesús, la esperanza verdadera que puede liberar el poder de Dios para purificar su corazón y su alma.

Pero primero usted debe ser purificado en esta vida; porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoral ni impuro ni avaro, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia, Efe 5:5-6. El evangelio falso de gracia son palabras vacías, que tienen el propósito de engañarle — para convencerle que no haga nada, que se quede en sus pecados, y que así su alma sea destruída.


 ¡Tome nota! Pablo está hablándole a aquellos que están muertos al pecado. Él le está hablando a cristianos muy maduros, que han sufrido en la cruz para romper con el pecado. Él habla de aquellos cuyo viejo hombre ha sido crucificado en la cruz, muerto, siendo sepultados con él, y resucitados con él, — libres de pecado, para llegar a ser uno con Cristo y para llegar a ser esclavos de Dios y estar en santidad. Nos exhorta a que no caigamos otra vez en el engaño de los deseos y el pecado.
Este capítulo es leído por muchos que lo usan para justificar que ellos no estén en realidad así, sino que son "acreditados" como habiendo sido crucificados, muertos, sepultados, y resucitados con él, — libres de pecado, etc. Esta es la base del "cristianismo falso," tan común en el mundo hoy en día — ¡pero tan terriblemente equivocado, y lleno de mentiras desastrosas!
 Examinemos el significado de no estáis bajo la ley sino bajo la gracia. Cuando usted ha sido crucificado y llega a ser libre del pecado (como se describió anteriormente), usted recibe el fruto del espíritu, el cual es amor, gozo, paz, paciencia, bondad, etc. Ahora usted camina en amor, en contra de lo cual no hay ley. Pero el cristianismo tuerce este versículo para su propia destrucción, concluyendo erróneamente de que estamos libres de la ley porque estamos bajo la gracia; por lo tanto no hay condenación por el hecho de que continuamos pecando. Pedro nos advirtió de esta clase de interpretación peligrosa, diciendo: como también nuestro amado hermano Pablo os ha escrito, según la sabiduría que le ha sido dada. Él habla de estas cosas en todas sus epístolas, en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los indoctos e inconstantes tuercen, como lo hacen también con las otras Escrituras, para su propia destrucción. Así que vosotros, oh amados, sabiendo esto de antemano, guardaos; no sea que, siendo desviados por el engaño de los malvados, caigáis de vuestra firmeza. 2 Ped 3:15-19. ¡Ahora piense! ¿Cuál sería el error de los malvados? Los malvados no predicarían en contra de la maldad ni le dirían que Dios no tolera el pecado; no, los malvados predicarían que el pecado está bien, que está excusado, pagado, y que Dios lo pasa por alto.
Pablo dijo en Gal 5:18: si (y cuando) sois guiados (inspirados, ordenados) por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Hasta entonces, la ley es su tutor: la ley ha sido nuestro tutor para llevarnos a Cristo, para que seamos justificados por la fe. Hasta que estamos bajo el control del Espíritu de Dios, la ley es nuestro tutor, que nos recuerda nuestras faltas. Eventualmente la ley debe ser cumplida en nosotros; Cristo debe cambiarnos para poder llegar ser como él y así podamos cumplir la ley. Debemos pasar por el tiempo de impureza, buscando la pureza, y que la ley nos muestre nuestras deficiencias y nuestras transgresiones, y así sintamos dolor, lo cual nos motiva a buscar ayuda divina para cambiar. Si ignoramos la ley y sus requisitos de conducta moral, recordándonos que busquemos la ayuda de Dios para deshacernos del pecado, estamos encadenados al pecado, sin esperanzas, con la condenación del Señor seguro a seguir. Por lo tanto caminamos por medio de la ley moral externa que es idéntica a la ley moral interna de todos los corazones, hasta que somos guiados por los mandamientos que oímos y escuchamos del Señor. Por medio de nuestra obediencia, somos justificados por fe.
 Sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado para muerte o de la obediencia para justicia. ¿Obedece usted el deseo a pecar, u obedece los mandamientos de Dios? Usted es esclavo del pecado, o esclavo de Dios. Jesús dijo: Si pecan, son esclavos del pecado. Juan 8:34. Usted sí tiene control de sus manos y pies; usted puede alejarse del mal; usted puede dejar de cometer actos de impureza sexual. Usted no puede hacer que su mente deje de pecar, usted no puede controlar su lengua para que no peque, pero puede controlar sus pies y manos; y puede aprender a controlar sus ojos, al practicar mirar hacia otro lado cuando algo lo tiente. El temor de Dios es alejarse del mal. Si usted no puede dejar de pecar, estirando su mano para cometer un mal, y corriendo hacia el pecado con sus pies, usted no está buscando sinceramente a Dios — usted no se ha arrepentido de las cosas básicas que están bajo su control. La obediencia a lo que usted entiende, lo que es capaz de hacer, lo lleva hacia la justicia. Si usted peca deliberadamente, cuando ha escogido no hacerlo, entonces está traicionando su sinceridad al buscar a Dios; y puede esperar recibir poco o nada de ayuda, hasta que usted muestre que de verdad se ha alejado del mal del cual usted es capaz.
  Ustedes han obedecido de corazón a aquella forma de enseñanza a la cual se han entregado. Pablo pasó 2-3 años en cada ciudad enseñando la forma de todos los mandamientos de Cristo y el camino a la salvación. Jesús le dijo a sus discípulos: id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Mat 28:19-20. ¡Note! ¿Quién le está enseñando a observar todas las cosas que Jesús ha mandado? Mire lo que dicen los mandamentos que ha sido registrados, y después pregúntese a sí mismo cuando oyó por última vez a alguien decirle que los observe, mucho menos cómo poder obedecer mandamientos como: Sed perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Pablo le enseñó la plenitud de las enseñanzas de Cristo a los miembros de la iglesia, lo cual le tomó de 2 a 3 años en cada ciudad.
 Aquellos que obedecieron las enseñanzas del Espíritu, [ya sea entregadas en sus propios corzones o provenientes de los labios de Pablo], fueron liberados del pecado: Una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos [esclavos] de la justicia. Rom 6:18. ¡Note! Pablo está hablando de ser liberado de la esclavitud del pecado. Si usted todavía está pecando, todavía es esclavo del pecado. Juan 8:34.
  Así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad cada vez mayor, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia para la santidad. Pablo está diciendo que todos los hombres están en esclavitud a la impureza y la maldad; y para ser un seguidor de Cristo, usted debe entregar su cuerpo a la esclavitud de la justicia, el producto final de la cual es la santidad. ¿Ha entregado usted su cuerpo a la esclavitud de la justicia? ¿Ha llegado a ser santo? Si no, usted no ha alcanzado la salvación ni ha entrado en el reposo. Si usted no es santo, no puede esperar oír ninguna cosa en el día del juicio, excepto el destierro del cielo.
 ahora, siendo libres del pecado, y siendo siervos de Dios, tienen como recompensa la santidad, y al final, la vida eterna.
Siendo libres del pecado
: esto no es falso, no es perdón, no es estar libres de la culpa del pecado — esto es estar libre aún del deseo de pecar. Por medio de la convicción de nuestra condición que viene del espíritu de Dios, y de la eliminación del pecado que se encuentra en nuestro corazón, hacemos morir el pecado en nuestro cuerpo.
Siendo siervos de Dios: Si, para seguir la guía del Espíritu, y sus mandamientos — pero también para obtener el gozo supremo de compartir en su obra de amor.
¿Puede usted realmente decir que es esclavo de Dios? ¿Puede siquiera desear ser esclavo de Dios? Ser esclavo de Dios es darse cuenta que "sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra."

Si usted es esclavo de Dios, tiene como recompensa la santidad, y la vida eterna: usted llega a ser partícipe de la naturaleza divina, siendo trasladado hacia el reino de Dios, para participar en la herencia de los santos en la luz.

ENCOMIENDA AL SEÑOR TU CAMINO
Y CONFÍA EN ÉL Y ÉL HARÁ.
EXHIBIRÁ TU JUSTICIA
COMO LA LUZ

lunes, 29 de marzo de 2010

Recibid la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas Santiago 1

http://reflexiones.tv/postales/imgs3/4.jpg

Recibid la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas
Santiago 1


 1 [Santiago era un apóstol, un hermano natural de Jesús, y un pilar de la iglesia de Jerusalén junto con Juan y Pedro. Después de que Pedro reunció como el líder del concilio de los apóstoles para predicar el evangelio, Santiago llegó a ser el líder del concilio, el líder de la iglesia en Jerusalén. Esta carta es una petición en contra de las doctrinas falsas que ya estaban comenzado a apoderarse de la cristiandad en los tiempos de los apóstoles. Es interesante notar que los fundadores del protestantismo, particularmente Lutero, le hicieron un gran desdén a esta carta junto con Apocalípsis, Hebreos, Judas y Ester porque no apoyaba su teoría de la gracia como salvación instantánea. Lutero llamó esta carta "una epístola de paja." (Lutero también escribió del odio extremo en contra de los judíos, dándole justificación después a los Nazis para el holocausto). En su arrogancia, Lutero y los fundadores del protestantismo nunca se dieron cuenta que su teoría de salvación y santidad instantánea estaban equivocadas; ni que Santiago, el hermano natural de Jesús, y líder de la milagrosa y poderosa iglesia primitiva en Jerusalén, podía tener más discernimiento espiritual que ellos. Como muchos fundadores no regenerados de sectas en el cristianismo, Lutero edificó una doctrina de salvación basada en grupos de versículos, ignorando o descartando versículos que no apoyaban sus opiniones. En efecto, Lutero creó un Dios y un Cristo nuevos a partir de su subconjunto seleccionado de versículos. En contraste, los primeros cristianos obedientes encontraron que todas las escrituras eran completamente compatibles con sus entendimientos y creencias.
 2 Hermanos míos, tenedlo por sumo gozo cuando os encontréis en diversas pruebas,
 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
 4 Pero que la paciencia tenga su obra completa para que seáis perfectos y cabales,1 no quedando atrás en nada.
 5 Y si a alguno de vosotros le falta sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos con liberalidad y sin reprochar; y le será dada.
 6 Pero pida con fe, no dudando nada. Porque el que duda es semejante a una ola del mar movida por el viento y echada de un lado a otro.
 7 No piense tal hombre que recibirá cosa alguna del Señor.
 8 El hombre de doble ánimo es inestable en todos sus caminos.
 9 El hermano de humilde condición, gloríese en su exaltación;
 10 pero el [hermano] rico, en su humillación, porque él pasará como la flor de la hierba.
 11 Pues se levanta el sol con su calor y seca la hierba, cuya flor se cae, y su bella apariencia se desvanece. De igual manera también se marchitará el rico en todos sus negocios.
 12 Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba; porque, cuando haya sido probado, recibirá la corona de vida que Dios ha prometido a los que le aman.
 13 Nadie diga cuando sea tentado: "Soy tentado por Dios"; porque Dios no es tentado por el mal, y él no tienta a nadie.
 14 Pero cada uno es tentado cuando es arrastrado y seducido por su propia pasión.
 15 Luego la baja pasión, después de haber concebido, da a luz el pecado; y el pecado, una vez llevado a cabo, engendra la muerte.
 16 Mis amados hermanos, no os engañéis:
 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto proviene de lo alto y desciende del Padre de las luces,2 en quien no hay cambio ni sombra de variación.
 18 Por su propia voluntad, él nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que fuéramos como primicias de sus criaturas.
 19 Sabed, mis amados hermanos: Todo hombre sea pronto para oír, lento para hablar y lento para la ira;
 20 porque la ira del hombre no lleva a cabo la justicia de Dios.
 21 Por lo tanto, desechando toda suciedad y la maldad que sobreabunda, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.3 [Todos sus santos están en sus manos. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3]
 22 Pero sed hacedores de la palabra, y no solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.
 23 Porque cuando alguno es oidor de la palabra y no hacedor de ella,4 éste es semejante al hombre que mira su cara natural en un espejo.
 24 Se mira a sí mismo y se marcha, y en seguida olvida cómo era.
 25 Pero el que mira atentamente en la perfecta ley de la libertad y que persevera en ella, sin ser oidor olvidadizo sino hacedor de la obra [obedece],5 éste será bienaventurado en lo que hace.
 26 Si alguien parece ser religioso y no refrena su lengua, sino que engaña a su corazón [pensando que son religiosos], la religión del tal es vana.6
 27 La religión pura e incontaminada delante de Dios y Padre es ésta: visitar a los huérfanos y a las viudas en su aflicción, y guardarse sin mancha del mundo [sus deseos de la carne, deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida].

http://3.bp.blogspot.com/_w-k8Bd6oMU0/SuCIIuwSiLI/AAAAAAAAUQc/oXKqHuieXRA/s400/ARTEPARAJESUS377.png
_______________________________________
 Hermanos míos, tenedlo por sumo gozo cuando os encontréis en diversas pruebas; ... para que seáis perfectos y completos. Las pruebas, tribulaciones, y aflicciones de la mano de Dios son necesarias para llevar al hombre a la perfección. Dios humilla al hombre, permitiendo que el adversario, (Satanás y sus ángeles caídos), sacudan y prueben al hombre, así como lo hizo con Pedro y sus discípulos.
Puesto que Cristo ha padecido en la carne, armaos también vosotros con la misma actitud. Porque el que ha padecido en la carne ha roto con el pecado, para vivir el tiempo que le queda en la carne, no en las pasiones de los hombres, sino en la voluntad de Dios. 1 Ped 4:1-2. La tribulación no es un día difícil en la oficina, un accidente automovilístico, una muerte en la familia, un divorcio, o alguna dificultad natural; es algo impuesto de manera inequívoca y sobrenatural.

Jesús le dijo a Pedro:
Simón, Simón (Pedro), he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo. Todos fueron entregados a Satanás para ser probados. Si usted es una persona que busca a Dios seriamente, a Satanás se le permitirá probarlo y zarandearlo, (un proceso lento), como también inflingir sufrimiento para probarlo, y desarrollar paciencia, fe, y amor dentro de usted. Cuando usted pueda aceptar con fe que el sufrimiento es su cruz, pero nunca tan dolorosa como la cruz de Jesús; su dolor es mucho, mucho menos. Recuerde, el Señor le permite a Satanás afligirlo para poder corregir y azotar a cualquier hijo a quien él acepte. Si usted piensa que es un hijo de Dios, pero no ha sufrido, y no ha sido corregido, ustes no lo es; más bien usted es un ilegítimo: "Porque el Señor disciplina al que ama y castiga a todo el que recibe como hijo."Permaneced bajo la disciplina; Dios os está tratando como a hijos. Porque, ¿qué hijo es aquel a quien su padre no disciplina? Pero si estáis sin la disciplina de la cual todos han sido participantes, entonces sois ilegítimos, y no hijos. Heb 12:5-8.

No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo va a echar a algunos de vosotros en la cárcel para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. Apoc 2:10
Es sólo cuando una persona es asediada por un enemigo natural, enviado por Dios, contra quien él no puede luchar, que esa persona descubre cómo puede ser fácilmente resentida, airada, impaciente, dudosa [que ha perdido la fe], y profana. Bajo la presión de los adversarios, el hombre descrubre la bestia egoísta, airada y baja que es.
Es un proceso humillante pero necesario. Es un sufrimiento necesario. El hombre debe ver por una cantidad importante de tiempo lo bajo que él es, lo egoísta que es, lo profano que es, lo maligno que es — y debe aprender esto para que nunca olvidarlo. El hombre debe ser humillado, y es imposible que el hombre se humille a sí mismo; cualquier intento voluntario de humillarse a sí mismo sólo aumenta el orgullo del hombre. Sólo la mano de Dios puede humillar al hombre verdaderamente. Su única esperanza debe estar en la misericordia de Dios; no puede haber otra salida. Su único objetivo debe ser deshacerse de su yo egoísta, malhablado, profano, lleno de odio y resentido; por lo tanto cuando por fin éste es quitado, él odiará tanto el mal, que nunca siquiera consideraría volver a su comportamiento pasado otra vez.

El hombre debe ser quebrantado por Dios:
Después de pasar por la prueba de Dios, para ver si el hombre regresaría al pecado, éste es quitado de él; entonces el Señor en su misericordia limpia al hombre y le recompensa con el sello del Espíritu Santo, el primer pago de la recompensa que está por venir, una medida del Espíritu Santo.

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestro culto racional. Rom 12:1
.

  Desciende del Padre de las luces.

  Implantada
— Que causa que crezcan juntas las partes de dos plants diferentes; como injertar una rama de ciruelo en un árbol de duraznos. Las dos partes a las que se refiere este versículo son: 1) su corazón, y 2) el espíritu de Cristo.
recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. Escuche las palabras de Dios que él habla desde el interior de su corazón, recuerde las palabras que ha oído, practique cualquier enseñanza y obedezca cualquier mandamiento. Examine estos mandamientos periodicamente y siga arrepintiéndose. Siga repitiendo el oír y obedecer; el pecado es quitado, y sus palabras llegan a estar implantadas en su corazón, para producir el fruto del Espíritu eventualmente, purificandolo y cambiándolo para que usted sea como él. Cuando las palabras son implantadas en su corazón, se cumple la escritura: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Jer 31:33. Todos sus santos están en sus manos. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3.

 Recibid la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. ¡Tome nota! A menos que usted oiga las palabras habladas por Cristo dentro de su corazón, y las guarde al practicarlas y obedecerlas, su alma no puede ser salvada. De la voz del Señor: "a menos que oigas desde el interior, no habrá progreso espiritual." De modo que aquí tenemos un versículo que dice que las palabras que son implantadas en el corazón son lo que salva el alma; no sólo creer que Jesús es el Hijo de Dios. La creencia es un prerequisito y punto de partida, pero no el vehículo para la salvación. A los que creen en su nombre, les dio derecho de ser hechos hijos de Dios, Juan 1:12; pero no ser uno. Recibir la palabra implantada es el ejercicio de ese poder para llegar a ser un Hijo de Dios.

  Ser oidor de la palabra y no hacedor de ella es cuando el Señor le muestra a alguien algún aspecto de su esclavitud al pecado, y después él lo ignora, continuando en su propio camino. Cuando un hombre ama sus caminos, no puede oír los suaves intentos del Señor para alertarlo de sus errores. Y así continúa alegremente su camino, el cual, a menos que sea abandonado, lo lleva a la destrucción.
El que mira atentamente en la perfecta ley de la libertad y que persevera en ella, sin ser oidor olvidadizo. Note, después de bucar, no olvide lo que ha oído. Santiago está usando una figura retórica, como mirar en un espejo; pero en aquí uno "mira" las enseñanzas y los mandamientos del Señor, que le muestra cosas acerca de sí mismo. Al mirar, usted está escuchando su voz, o a veces viendo una visión con una comprensión inmediata y clara de lo que él le está mostrando acerca de sí mismo y por qué. Si usted recuerda lo que él le ha mostrado (guardando sus enseñanzas), y entonces se arrepiente y obedece, sus obras y acciones serán bendecidas y usted llegará a ser libre de los deseos y el orgullo del hombre viejo carnal.

  Si alguien parece ser religioso y no refrena su lengua, sino que engaña a su corazón [pensando que son religiosos], la religión del tal es vana.
porque todos ofendemos en muchas cosas. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, Santiago 3:2.
Por lo tanto si usted va a ser condenado por hablar palabras ociosas, y no puede controlar sus palabras hasta que sea perfecto,
entonces la perfección obviamente es necesaria para ser justificado.


ENCOMIENDA AL SEÑOR TU CAMINO
Y CONFÍA EN ÉL Y ÉL HARÁ.
EXHIBIRÁ TU JUSTICIA
COMO LA LUZ

domingo, 28 de marzo de 2010

Si pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba

http://2.bp.blogspot.com/_Wi7G2F9r91k/SNgVtvLx7BI/AAAAAAAAAwQ/4fMfxXo4wCE/s320-R/cielo3.jpg

Colosenses 3


 1 Si pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios.




 2 Ocupad la mente en las cosas de arriba, no en las de la tierra;
 3 porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.2
 4 Y cuando se manifieste Cristo, vuestra vida, entonces también vosotros seréis manifestados con él en gloria.3
 5 Por lo tanto, haced morir lo terrenal en vuestros miembros: fornicación, impureza, bajas pasiones, malos deseos y la avaricia, que es idolatría.4
 6 A causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los rebeldes.
 7 En ellas anduvisteis también vosotros en otro tiempo cuando vivíais entre ellos.
 8 Pero ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia y palabras groseras de vuestra boca.
 9 No mintáis los unos a los otros;5 porque os habéis despojado [por lo mentos en propósito y esfuerzo] del viejo hombre con sus prácticas,
 10 y os habéis vestido del nuevo, el cual se renueva para un pleno conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó.
 11 Aquí no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, esclavo ni libre; sino que Cristo es todo y en todos.
 12 Por tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, vestíos de profunda compasión, de benignidad, de humildad, de mansedumbre y de paciencia,
 13 soportándoos los unos a los otros y perdonándoos los unos a los otros, cuando alguien tenga queja del otro. De la manera que el Señor os perdonó, así también hacedlo vosotros.
 14 Pero sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
 15 Y la paz de Cristo gobierne en vuestros corazones, pues a ella fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
 16 La palabra de Cristo habite abundantemente en vosotros, enseñándoos y amonestándoos los unos a los otros [con palabras de Cristo en sus corazones] en toda sabiduría con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando con gracia a Dios en vuestros corazones.
 17 Y todo lo que hagáis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.
 18 Esposas, estad sujetas a vuestros esposos, como conviene en el Señor.6
 19 Esposos, amad a vuestras esposas y no os amarguéis contra ellas.
 20 Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto es agradable en el Señor.7
 21 Padres, no irritéis a vuestros hijos, para que no se desanimen.
 22 Siervos, obedeced en todo a vuestros amos humanos; no sirviendo sólo cuando se os está mirando, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, temiendo a Dios.
 23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de buen ánimo como para el Señor y no para los hombres,8
 24 sabiendo que del Señor recibiréis la [verdadera] recompensa de la herencia. ­A Cristo el Señor servís!
 25 Pero el que comete injusticia recibirá la injusticia que haga, porque no hay distinción de personas [muestra de parcialidad de Dios hacia cualquier persona que haya hecho el mal].




http://1.bp.blogspot.com/_VSrdJN5Fy9Y/SwoU1F7ALGI/AAAAAAAAAUI/yHietkoYuDs/s1600/biblia.bmp


_______________________________________
1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Pablo debe estar dirigiéndose a un grupo de colosenses que ya habían experimentado el reino, o está plantando un si hipotético, porque Pablo se dirige claramente a los corintios en el futuro: Pues como Dios levantó al Señor, también a nosotros nos levantará por medio de su poder. 1 Cor 6:14.
 Cuando Cristo resucita en usted, nadie podrá verle. Los judíos no reconocieron a Cristo; ellos lo mataron. Le cortaron la cabeza a Santiago. Apedrearon a Esteban. Cristo no es reconocido, excepto por sus frutos; por sus frutos los conoceréis. Y el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio. Gal 5:22-23.
 Claramente esta es una tarea para todos los creyentes que esperan la salvación: Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; debido a estas cosas, la ira de Dios viene sobre los hijos de la desobediencia; Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No se mientan los unos a los otros. AMADO HERMANO, todas estas cosas tienen que desaparecer. No hay lugar para ellas en Cristo. Nunca habrá nada impío en Cristo. Pero él nos ha mostrado el camino — la cruz; y él nos ha ordenado a negarnos diariamente, tomar nuestra cruz, y seguirle. No hay otra manera. Cualquier otra manera sería una mentira dañina, que pisotea la sangre de Jesús en el suelo.
1 JUAN 2.27
 Controle su boca, la señal de un hombre perfecto. No se mientan los unos a los otros y quiten la ira, el enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

 Esposas, estad sujetas a vuestros esposos, como conviene en el Señor. Como la iglesia está sujeta a Cristo, de igual manera las esposas lo estén a sus esposos en todo. Col 3:18, Efe 3:22,24. Y la esposa respete a su esposo. Que vuestro adorno no sea el exterior, con arreglos ostentosos del cabello y adornos de oro, ni en vestir ropa lujosa [elegante]; sino que sea la persona interior del corazón, en lo incorruptible de un espíritu tierno y tranquilo. Esto es de gran valor delante de Dios. 1 Ped 3:3-4. Que su belleza sea la demostración de un espíritu recatado que es reservado, casto, modesto, humilde, discreto, sin pretenciones, restringido, quieto, no autoritario, no pretencioso, manso, sobrio, de buen gusto, correcto, razonable, y reservado.

Esposas, obedezcan a sus esposos. Una enseñanza CLAVE que recibimos de la voz del Señor es: deferir (ceder su voluntad) a otros — nuestros hijos, nuestros esposos, nuestras esposas, nuestros amigos. Sólo practicar esto resulta en un progreso espiritual importante. Usted debería hacer esto en todos los casos, a menos que sea algo inmoral, peligroso, o de mayores consecuencias. Ni tampoco puede usted deferir en cuestiones religiosas si su esposo es de una persuación religiosa diferente y le pide que se una a su religión. Por lo tanto es fácil ser una esposa cristiana obediente.
 Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto es agradable en el Señor. Mientras ustedes estén viviendo con sus padres, y ellos les provean un cuarto, comida, y ropa, ustedes están bajo su autoridad; ustedes están obligados a ser obedientes a sus mandatos, a menos que sea algo obviamente inmoral o peligroso. Esta obediencia a sus padres es contada como justicia al Señor y es agradable para él. Y lo que ellos pidan, háganlo como si lo estuviera haciendo para el Señor, con su mejor esfuerzo. Si ellos les piden que caminen una milla, caminen dos millas — dénles una milla extra.
 Cualquiera sea su trabajo, (suponiendo que es honesto), no importa lo injusto que sea su supervisor, sírvale como si él fuera el Señor; haciendo todo con su mejor esfuerzo. No como lo hacen los paganos: tratando de verse bien cuando el supervisor no esté mirando; no, sino como cristianos, debemos darle a nuestro supervisor aún más de lo que él espera, para que él no tenga nada más que admiración por su diligencia. Debemos servir a nuestros amos terrenales con nuestro mejor esfuerzo, aprendiendo así a ser buenos y fieles siervos del Señor. Y cualquier cosa que su empleador le pida, haga un esfuerzo extra.




Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde esta Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Por que habéis muerto y vuestra vida esta escondida con Cristo en Dios.
Tú y yo estamos en este mundo pero no somos de este mundo, nuestra morada no esta aquí en la tierra sino en los cielos junto a nuestro Padre Celestial.
Tu y yo hemos nacido de nuevo, somos nuevas criaturas, hemos resucitado con Cristo, somos personas diferentes, renovadas, lavadas con la preciosa sangre de nuestro Señor Jesucristo, somos parte de un linaje escogido, somos parte de un reino que no esta en este mundo sino que allá en los cielos.
Yo se que si estas consiente de lo que acabo de escribir, pero muchas veces siendo hijos de Dios nos distraemos y nuestra mirada no la estamos poniendo en nuestro Padre Celestial y en su reino sino en las cosas de este mundo y es que nos cuesta poner toda nuestra atención en las cosas de allá arriba, el enemigo quiere distraerte y hacer que tu mirada ya no este fija en Dios sino que estés desconcentrado, no quiere que tu te preocupes en agradar a Dios, no quiere que te llenes mas de Dios, no quiere que anheles la vida eterna. Por el contrario quiere que te sigas afanando y que te dejes llevar por las cosas vanas de este mundo, quiere envolverte de tal modo que ni te des cuenta de la vida eterna que estas echando a perder, en fin quiere que pierdas tu enfoque como hijo de Dios.
Amado hermano nuestra vida ya no nos pertenece a nosotros sino a Dios, nosotros hemos renunciado a todas las cosas de este mundo por que queremos estar al lado de Dios allá en los cielos, queremos disfrutar de una vida eterna gloriosa, nuestro deleite esta en buscar mas de Dios, en conocerlo mas, en sentirlo cada día mas en nuestra vidas, en anhelar ser como El cada día, en buscar la santidad y pedirle que su Espíritu Santo nos guie y nos llene mas y mas.
Las cosas de este mundo son vanas y pasajeras, que tú mirada no esté puesta en ellas, recuerda que nada de lo que tienes en esta tierra te llevaras, no te afanes por cosas que no valen la pena, mas bien que tu mirada este puesta en Dios, dale mas importancia a las cosas de Dios, El tiene cosas mucho mas lindas y valiosas para nosotros, nos tiene una morada glamurosa alla en los cielos. 



Haz clic para unirte


Es Importante Para Este Ministerio tu Comentario

http://2.bp.blogspot.com/_A26cIysUsfA/S7nXIZhh_II/AAAAAAAAAL4/OzKs5lA3qoE/S640/blog.jpg