Bienvenido

ATENCION: NO CREAS EN LA GUIA DE RELIGIONES PORQUE ESTAS SON PARTE DE LA GRAN RAMERA TU MAESTRO VIVE TU SIEMPRE LO PROFESAS ENTONCES USALO 1 JUAN 2.27 ES VERDADERO Y NO TENEIS NECESIDAD DE QUE NADIE OS ENSEÑE. EL EJÉRCITO INVENCIBLE. LA REVOLUCION PACIFICA POR LA LIBERTAD HUMANA HA COMENZADO. PRIMERA MISIÓN DIFUNDIR LA INFORMACIÓN POR LA LIBERTAD, UNETE A LA LUCHA

Bienbenidos a La Radio Jovenes Para Cristo

QUE PASA EN NUESTRO PLANETA

.

viernes, 12 de marzo de 2010

Y cuando ores, no seas como los hipócritas‏


http://www.wmpress.org/matt_text/mattgifs/gifs/15_man_kneeling_by_window.gif

MATEO 6
LA ORACION QUE DEBEMOS HACER
6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensaráen público.
(Nota: La oración que él recomienda es silencio, no palabras habladas o pensadas; él le llama discurso a los pensamientos y las palabras, lo cual él dice claramente que debe ser evitado y se debe usar el silencio en vez)
LA ORACION QUE NO DEBEMOS HACER

5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.La sinagoga es la asamblea de fieles judíos y el lugar de culto y estudios de la más antigua de las religiones monoteístas. El término proviene del latín sinagōga, y éste del griego sÿnagōgē, del verbo sÿnágein (‘reunir, congregar’). En hebreo se llama Bet haKenéset (בית הכנסת) o ‘lugar de reunión’.

(
SINAGOGAS TERMINO UTILIZADO EN AQUEL TIEMPO PARA LOS SITIOS DE REUNION YA QUE DESPUES DEL NUEVO TESTAMENTO LE LLAMAN IGLESIAS PARA CONFUNDIR CON LA VERDADERA IGLESIA QUE ES CADA UNO DE NOSOTROS)

Aunque el alma se vea privada del discurso,
debe perseverar en la oración y no afligirse,
porque esa es su mayor felicidad.

Te hallarás como todas las demás almas a quienes el Señor llama al camino interior, llena de confusión y dudas por haberte faltado el discurso [peticiones, intercesiones y ruegos] en la oración. Te parecerá que ya Dios no te ayuda como antes, que no es para ti el ejercicio de la oración, que pierdes el tiempo, pues no puedes, aun con fatiga, hacer un solo discurso como solías.

¿Qué aflicciones y perplejidades te causará esta falta de discurso [usted querrá orar en la manera tradicional de hablar y hacer ruegos a Dios]?




Debes, pues, ser constante, para no volver atrás cuando te faltare el discurso en la oración [cuando sienta que tiene que aumentar sus oraciones de conversación y ruegos], que ésa [la oración interior en silencio] es tu mayor felicidad, porque es señal clara que el Señor te quiere hacer caminar por fe y en silencio en su divina presencia, cuya senda es la más provechosa y la más fácil. Porque con una sencilla vista o amorosa atención a Dios, se representa el alma como un humilde mendigo delante de su Señor, o como un niño sencillo se arroja en el suave y seguro seno de su amada madre.

No sólo es esta oración la más fácil, pero si la más segura, porque está libre de las operaciones de la imaginación, la cual siempre está sujeta a los engaños del demonio y a los movimientos del humor melancólico y de discursos, en los cuales el alma fácilmente se distrae, y con la especulación se enmaraña mirándose a sí misma.

Queriendo Dios enseñar a  Moisés (Exod. 24:15) y darle las tablas de piedra con la ley divina escrita, le llamó a la falda del monte, en cuyo instante, estando Dios en él, el monte quedó tenebroso, rodeado de nubes oscuras y densas, y Moisés quedó inerte, sin saber ni poder pensar nada. Después de siete días, Dios mandó a Moisés subir a lo alto del monte, donde se le manifestó glorioso y le llenó de gran consuelo. (Éxodo 38:18-21 y 34:6)


Así al principio, cuando Dios quiere, de modo extraordinario, conducir el alma a la escuela de las divinas y amorosas noticias de la ley interior, la hace caminar con tinieblas y sequedades para acercarla a sí, porque sabe muy bien la Divina Majestad que para llegarse a él y entender los divinos documentos, no es el medio el del esfuerzo propio y del discurso, sino el de la resignación con silencio.

¡Qué grande ejemplo nos dio el patriarca Noé!
Después de haberle tenido todos por loco, y estar en medio de un indómito mar, inundado por todo el mundo, sin velas ni remos, rodeado de animales feroces dentro del arca cerrada, caminó con sólo la fe, sin saber ni entender lo que Dios quería hacer de él.


Lo que a ti más te importa (oh alma redimida) , es la paciencia y no dejar la empresa de la oración
[silencio ante Dios], aunque no puedas aumentar tus razonamientos [aumentar sus oraciones a vos y peticiones]; camina con fe firme y con el santo silencio, muriendo en ti mismo con todas tus habilidades naturales, que Dios es quien es, y no cambia, ni puede errar, ni querer otra cosa más que tu bien. Claro está que quien va a morir, es seguro que va a sentir dolor; pero ¡qué bien empleado tiempo el estar el alma muerta, muda y resignada en la divina presencia, para recibir sin impedimento las influencias divinas!

Los sentidos [vista, oído, tacto] no son capaces de recibir los [beneficios] divinos; así, si tú quieres ser feliz y sabio, calla y cree, sufre y ten paciencia, confía y camina, que más te importa el callar y dejarte llevar de la mano divina que cuantos bienes hay en el mundo. Y aunque te parecerá que no haces nada y que estás inactivo, estando así, mudo y resignado, el fruto es infinito.


Considera la bestia vendada dando vueltas a la rueda del molino, que si bien no ve ni sabe lo que hace, obra mucho en moler el trigo, y aunque no lo pueda probar, su dueño obtiene el fruto y lo prueba. ¿Quién no va a creer que después de tanto tiempo que está la semilla debajo de la tierra, que ésta no se muera? Y después se ve salir, crecer y multiplicar. Lo mismo hace Dios en el alma cuando la priva de la consideración y discurso, pues cuando ella piensa que no está haciendo nada [mientras está en oración silenciosa] y que está perdida, con el tiempo se halla mejorada, despegada y perfecta, sin haber jamás esperado tanta dicha.


Procura, pues, no afligirte ni volver atrás, aunque no puedas discurrir en la oración hablada; sufre, calla y ponte en la presencia divina; persevera con constancia y fía de su infinita bondad, que te ha de dar la fe constante, la verdadera luz y la divina gracia. Camina a ciegas, vendado, sin pensar ni discurrir; ponte en sus manos amorosas y paternales, sin querer hacer otra cosa que su divina voluntad.



Mateo 6


 1 "Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos por ellos. De lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.
 2 Cuando, pues, hagas obras de misericordia, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. De cierto os digo que ellos ya tienen su recompensa.
 3 Pero cuando tú hagas obras de misericordia, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha,
 4 de modo que tus obras de misericordia sean en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te recompensará.
 5 "Cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que aman orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. De cierto os digo que ya tienen su recompensa.
 6 Pero tú, cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en secreto te recompensará.
 7 Y al orar, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que serán oídos por su palabrería.
 8 Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos, porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad antes que vosotros le pidáis.
 9 [La oración del Padre Nuestro ha sido repetida por la mayoría de la gente muchas, muchas veces. Pero el significado verdadero ha estado escondido de la mayoría a través de los siglos. Por esta razón, se ha añadido una corta explicación para cada versículo. El texto entre paréntesis (corchetes) es comentario o aclaración.]
 
 Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos:
Santificado sea tu nombre, [tu nombre es santo.]

 10 venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra. [Nosotros esperamos la revelación de tu reino, que está en dentro y alrededor de nosotros, que no viene con señales visibles o externas, a lo cual aspiramos, para ser trasladados mientras todavía estamos en la tierra; para que tu voluntad sea hecha en nosotros (con tus pensamientos, palabras, y acciones inspiradas por tí) en la tierra, así como tu voluntad se hace en el cielo. Porque cuando tú estés en tu reino, te oiremos decirnos qué decir, juzgar a medida que nos dices que juzguemos, y hacer lo que tú nos muestres que debemos hacer — así como tu hijo amado Jesús hizo tu voluntad cuando estuvo en la tierra.]


 11 El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. [Jesús dijo: Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece para vida eterna, que el Hijo del Hombre os dará. Yo soy el pan de vida, el pan del cielo. Porque el Espíritu es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Tu pan de cada día es escuchar en silencio y oír al Señor hablar palabras de ánimo, enseñanzas, convicción y mandamientos. Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios [dentro de su corazón] y la guardan [la practican, obedecen]. Lucas 11:28.
Usted debe escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar su alma. Santiago 1:21. Todos sus santos están en sus manos. Ellos se postran a tus pies y reciben tus palabras. Deut 33:3.]
 12 Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.1 [A menos que usted deje el enojo, el odio, y el resentimiento, nunca será perdonado. Si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.]
 13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal2. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por todos los siglos. Amén.  Amen. [Tentación: Dios nunca permitirá que nos venga una tentación más grande de lo que podamos soportar; pero él definitivamente permite que nos vengan tentaciones para que podamos ser más fuertes y resistirlas, o al caer en ellas sufrimos el dolor del pecado, lo cual motiva nuestra superación. El mal: El mal al que se refiere esta oración es el mal que está en el corazón de cada persona, su propio mal: egoísmo, orgullo, codicia, pensamientos y palabras profanas, lujuria, inmoralidad sexual, ira, avaricia, mentira, engaño, borrachera, robo, etc. Jesús es el salvador, el liberador, el redentor — quien lo libera del pecado y del mal que está en su corazón, que lo ha contaminado. Jesús, si usted persiste hasta el final, lo liberará del poder de las tinieblas, y lo trasladará al reino mientras usted está en la tierra todavía. Col 1:13, Juan 14:3,17;24, Efe 2:5-6.]
 14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros.
 15 Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.
 16 "Cuando ayunéis, no os hagáis los decaídos, como los hipócritas, que descuidan su apariencia para mostrar a los hombres que ayunan. De cierto os digo que ya tienen su recompensa.
 17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lávate la cara,
 18 de modo que no muestres a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te recompensará.
 19 "No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen, y donde los ladrones se meten y roban.
 20 Más bien, acumulad para vosotros tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corrompen, y donde los ladrones no se meten ni roban. [Esto se hace al darle al pobre; no al diezmar, no al darle a una secta — sino que al dar liberalmente a los pobres.]
 21 Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.
 22 "La lámpara del cuerpo es el ojo. Así que, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz.
 23 Pero si tu ojo es malo, todo tu cuerpo estará en tinieblas. De modo que, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuán grande es esa oscuridad!
 24 "Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá al uno y amará al otro, o se dedicará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
 25 "Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?
 27 ¿Quién de vosotros podrá, por más que se afane, añadir a su estatura un codo?
 28 ¿Por qué os afanáis por el vestido? Mirad los lirios del campo, cómo crecen. Ellos no trabajan ni hilan;
 29 pero os digo que ni aun Salomón, con toda su gloria, fue vestido como uno de ellos.
 30 Si Dios viste así la hierba del campo, que hoy está y mañana es echada en el horno, ¿no hará mucho más por vosotros, hombres de poca fe?
 31 "Por tanto, no os afanéis diciendo: '¿Qué comeremos?' o '¿Qué beberemos?' o '¿Con qué nos cubriremos?'
 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero vuestro Padre que está en los cielos sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
 33 Más bien, buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,3 y todas estas cosas os serán añadidas.
 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.



_______________________________________


1 Los falsos ministros profetas dicen: "¿Ven? Hasta los disipulos pecaron , por lo tanto nadie puede ser perfecto." Pero esto fue antes que los discípulos recibieran el bautismo del Espíritu Santo con poder en el Pentecostés, el baustimo que quema la paja con un fuego que nunca se apaga, el baustimo de la muerte al espíritu egoísta, satánico, en el hombre.

Por supuesto, ningún discípulo llega a ser perfecto y sin pecado inmediatamente. El Señor nos enseña, nos manda, y nos cambia, un paso a la vez.
Esta oración es para aquellos que están siendo convertidos en discípulos.

Cualquier ministro que niegue la perfección sólo está tratando de conservar su trabajo porque si reconociera las escrituras que muestran que la perfección es necesaria y alcanzable, entonces estaría bajo presión para renunciar como un guía ciego.

Ellos quieren conservar sus ingresos; ellos quieren conservar el estatus de su posición. Y sin embargo la Biblia que ellos dicen creer, nos muestra que el único propósito del ministerio es perfeccionar a los santos para llegar a la plenitud y la estatura de Cristo — para presentar a todo hombre perfecto en Cristo. Efe 4:11-13, Col 1:28.

Líbranos del mal.

Todo hombre es adicto a algo en este mundo: la ropa, el sexo, la música, los deportes, los automóviles, las drogas, el alcohol, la predicación, las sensaciones del gusto, las películas de terror, los chismes, las causas sociales, las causas políticas, coleccionar cosas, etc.
Jesús es el salvador, el libertador, el redentor — quien lo libera del pecado y la maldad en su corazón, que lo ha contaminado. Él nos ha librado de la autoridad de las tinieblas y nos ha trasladado al reino de su Hijo amado. Col 1:13

Jesús está ansioso de destruir el pecado y las obras del mal en nosotros — si vamos a él.
Para esto fue manifestado el Hijo de Dios
[en nosotros], para deshacer las obras [el pecado] del diablo. 1 Juan 3:8
 Esta es la prioridad más importante que él nos mandó a tener en la vida, buscar primeramente el reino de Dios, y su justicia.
No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Además Jesús dijo:

Jesús nos dice como; no es leyendo la Biblia, no es llendo a un edificio ni escuchando a alguien hablar, no es pidiéndole a Dios lo que usted quiere. Usted debe ir a él. Usted debe esperarloescuchar silenciosamente, con la humildad de un pecador en necesidad de su poder que produce cambio — la gracia. Busque, escuche, obedezca...busque, escuche, obedezca.....busque, escuche, obedezca. Usted debe escuchar, oír, y recibir con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar su alma. Santiago 1:21. Usted debe soportar hasta el fin, cuando Cristo traiga salvación. Busquen al Señor su Dios, y lo encontrarán si lo buscan de todo su corazón y toda su alma. Deut 4:29
¿Dónde está el reino que se le manda buscar?


Sólo aquellos que son puros como él lo verán venir.

No te apartes ni a la izquierda ni a la derecha; aparta tu pie del mal.





Es Importante Para Este Ministerio tu Comentario

http://2.bp.blogspot.com/_A26cIysUsfA/S7nXIZhh_II/AAAAAAAAAL4/OzKs5lA3qoE/S640/blog.jpg