Bienvenido

ATENCION: NO CREAS EN LA GUIA DE RELIGIONES PORQUE ESTAS SON PARTE DE LA GRAN RAMERA TU MAESTRO VIVE TU SIEMPRE LO PROFESAS ENTONCES USALO 1 JUAN 2.27 ES VERDADERO Y NO TENEIS NECESIDAD DE QUE NADIE OS ENSEÑE. EL EJÉRCITO INVENCIBLE. LA REVOLUCION PACIFICA POR LA LIBERTAD HUMANA HA COMENZADO. PRIMERA MISIÓN DIFUNDIR LA INFORMACIÓN POR LA LIBERTAD, UNETE A LA LUCHA

Bienbenidos a La Radio Jovenes Para Cristo

QUE PASA EN NUESTRO PLANETA

.

martes, 30 de marzo de 2010

Permaneceremos en el pecado para que sobreabunde la gracia. ¡De ninguna manera!

http://www.siguiendosuspisadas.com.ar/wall025.jpg
Romanos 6


  [Este es uno de los capítulos más malentendidos de la Biblia. ¡Tome nota! Pablo está hablando de aquellos que han muertos al pecado. Él le está hablando a cristianos muy maduros, que han sufrido en la cruz para romper con el pecado. Él habla de aquellos cuyo viejo hombre ha sido crucificado en la cruz, muerto, siendo sepultados con él, y resucitados con él, — libres de pecado, para llegar a ser uno con Cristo y para llegar a ser esclavos de Dios y estar en santidad. Nos exhorta a que no caigamos otra vez en el engaño de los deseos y el pecado. Este capítulo es leído por muchos que lo usan para justificar que ellos no estén en realidad así, sino que son "acreditados" como habiendo sido crucificados, muertos, sepultados, y resucitados con él, — libres de pecado, etc. Esta es la base del "cristianismo falso," tan común en el mundo hoy en día — ¡pero tan terriblemente equivocado, y lleno de mentiras desastrosas!]
  1  ¿Qué, pues, diremos? ¿Permaneceremos en el pecado para que abunde la gracia?1
 2 ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos todavía en él?2
 3 ¿Ignoráis que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en su muerte?
 4 Pues, por el bautismo fuimos sepultados juntamente con él en la muerte, para que así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
 5 Porque así como hemos sido identificados con él en la semejanza de su muerte, también lo seremos en la semejanza de su resurrección.
 6 Y sabemos que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado;
 7 porque el que ha muerto [habiendo crucificado sus deseos y afectos en la cruz interna de la negación propia] ha sido justificado del pecado.
 8 Si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él.
 9 Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él.
 10 Porque en cuanto murió, para el pecado murió una vez por todas; pero en cuanto vive, vive para Dios.
 11 Así también vosotros, considerad que estáis muertos para el pecado, pero que estáis vivos para Dios en Cristo Jesús.
 12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que obedezcáis a sus malos deseos.
 13 Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado, como instrumentos de injusticia; sino más bien presentaos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
 14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros, ya que no estáis bajo la ley,3 sino bajo la gracia. [A menos que usted sea guiado por el Espíritu, el núcleo moral de la ley es su tutor. Ser guiado por el Espíritu es oír lo que la Palabra desde el interior de su corazón le mande y después obedecer. Pablo dijo en Gal 5:18, si (y cuando) usted sea guiado (dirigido, ordenado, enviado) por el Espíritu, no está bajo la ley.]
 15 ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!
 16 ¿No sabéis que cuando os ofrecéis a alguien para obedecerle como esclavos, sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado para muerte o de la obediencia para justicia?4[La obediencia conduce a ser justos. Sin obediencia, escuchando y obedeciendo la Palabra de Dios en su corazón, usted es un esclavo del pecado Jesús confirma esto decididamente: De cierto, de cierto os digo que todo aquel que practica el pecado es esclavo del pecado. Juan 8:34.]
 17 Pero gracias a Dios porque, aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón5 a aquella forma de enseñanza a la cual os habéis entregado;
 18 y una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos de la justicia.6
 19 Os hablo en términos humanos, a causa de la debilidad de vuestra carne. Porque así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad cada vez mayor, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia para la santidad.7
 20 Porque cuando erais esclavos del pecado, estabais libres en cuanto a la justicia.
 21 ¿Qué recompensa, pues, teníais entonces por aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.
 22 Pero ahora, libres del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis como vuestra recompensa la santificación, y al fin la vida eterna.8
 23 Porque la paga del pecado es muerte; pero el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.

http://www.siguiendosuspisadas.com.ar/wall024.jpg
_______________________________________
 Permaneceremos en el pecado para que sobreabunde la gracia. ¡De ninguna manera!
Las gracia es una de las palabras más mal empleadas en el mundo entero, talvez con las consecuencia más desatrosas.
La gracia, que es el favor inmerecido de Dios, no es instantánea y no es salvación, como es la creencia general.
De la voz del Señor con respecto a la salvación instantánea por la gracia: "Es una mentira retorcida y perniciosa."
La gracia es un proceso de enseñanza de arrepentimiento de los deseos hacia una vida piadosa en la pureza, trayendo la salvación y viendo a Dios.
Lo que el cristianismo llama gracia es un permiso para pecar. La gracia es correctamente definida por el apóstol Pablo en Tito 2:11-14:
Alguien que todavía peca podría argumentar equivocadamente que ha sido redimido de toda iniquidad, ¡pero no que la gracia lo ha purificado!
Y cuando la gracia verdadera lo ha purificado de toda iniquidad, usted ve a Dios, porque los puros de corazón ven a Dios. Mat 5:8.

De la Voz del Señor: "Donde hay obediencia, hay justicia; sin ella, tienes la Segunda Guerra Mundial."
Incluso Adolfo Hitler dijo que Jesús era su Señor y Salvador.
¿Acaso alguien cree que Hitler, al decir que Jesús era su Señor, le hizo su Señor? Espero que no. Decir algo no lo convierte en realidad.
¿Acaso alguien cree que Hitler era un pecador salvado por gracia? Espero que no. Ser salvo es ser purificado por la gracia. Tit 2:14.


Amable lector, no se desespere. Una vez que usted entienda cómo se recibe la gracia verdadera (1.juan 2:27), podrá ser purificado por el poder de Dios. Pero ésta no es instantánea, y requiere que usted busque con todo su corazón, espere en silencio y con humildad, escuche, oiga, y obedezca — de manera repetida, perserverando hasta el final. Usted puede tener el gozo de oír a su salvador hablándole, enseñándole, ayudándole, y amándole. Al final, usted verá a su salvador aparecer dentro de usted, a medida que él se une con usted — usted puede tener compañerismo con el Padre y con el hijo — usted puede tener paz, gozo, amor, benignidad, bondad — para compartir la naturaleza divina — todas las maravillosas promesas de Dios están disponibles en esta vida sobre al tierra, y después para siempre.
Lea Juan 14 y Juan 17 para entender las verdaderas promesas de Jesús, la esperanza verdadera que puede liberar el poder de Dios para purificar su corazón y su alma.

Pero primero usted debe ser purificado en esta vida; porque esto lo sabéis muy bien: que ningún inmoral ni impuro ni avaro, el cual es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con vanas palabras, porque a causa de estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia, Efe 5:5-6. El evangelio falso de gracia son palabras vacías, que tienen el propósito de engañarle — para convencerle que no haga nada, que se quede en sus pecados, y que así su alma sea destruída.


 ¡Tome nota! Pablo está hablándole a aquellos que están muertos al pecado. Él le está hablando a cristianos muy maduros, que han sufrido en la cruz para romper con el pecado. Él habla de aquellos cuyo viejo hombre ha sido crucificado en la cruz, muerto, siendo sepultados con él, y resucitados con él, — libres de pecado, para llegar a ser uno con Cristo y para llegar a ser esclavos de Dios y estar en santidad. Nos exhorta a que no caigamos otra vez en el engaño de los deseos y el pecado.
Este capítulo es leído por muchos que lo usan para justificar que ellos no estén en realidad así, sino que son "acreditados" como habiendo sido crucificados, muertos, sepultados, y resucitados con él, — libres de pecado, etc. Esta es la base del "cristianismo falso," tan común en el mundo hoy en día — ¡pero tan terriblemente equivocado, y lleno de mentiras desastrosas!
 Examinemos el significado de no estáis bajo la ley sino bajo la gracia. Cuando usted ha sido crucificado y llega a ser libre del pecado (como se describió anteriormente), usted recibe el fruto del espíritu, el cual es amor, gozo, paz, paciencia, bondad, etc. Ahora usted camina en amor, en contra de lo cual no hay ley. Pero el cristianismo tuerce este versículo para su propia destrucción, concluyendo erróneamente de que estamos libres de la ley porque estamos bajo la gracia; por lo tanto no hay condenación por el hecho de que continuamos pecando. Pedro nos advirtió de esta clase de interpretación peligrosa, diciendo: como también nuestro amado hermano Pablo os ha escrito, según la sabiduría que le ha sido dada. Él habla de estas cosas en todas sus epístolas, en las cuales hay algunas cosas difíciles de entender, que los indoctos e inconstantes tuercen, como lo hacen también con las otras Escrituras, para su propia destrucción. Así que vosotros, oh amados, sabiendo esto de antemano, guardaos; no sea que, siendo desviados por el engaño de los malvados, caigáis de vuestra firmeza. 2 Ped 3:15-19. ¡Ahora piense! ¿Cuál sería el error de los malvados? Los malvados no predicarían en contra de la maldad ni le dirían que Dios no tolera el pecado; no, los malvados predicarían que el pecado está bien, que está excusado, pagado, y que Dios lo pasa por alto.
Pablo dijo en Gal 5:18: si (y cuando) sois guiados (inspirados, ordenados) por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Hasta entonces, la ley es su tutor: la ley ha sido nuestro tutor para llevarnos a Cristo, para que seamos justificados por la fe. Hasta que estamos bajo el control del Espíritu de Dios, la ley es nuestro tutor, que nos recuerda nuestras faltas. Eventualmente la ley debe ser cumplida en nosotros; Cristo debe cambiarnos para poder llegar ser como él y así podamos cumplir la ley. Debemos pasar por el tiempo de impureza, buscando la pureza, y que la ley nos muestre nuestras deficiencias y nuestras transgresiones, y así sintamos dolor, lo cual nos motiva a buscar ayuda divina para cambiar. Si ignoramos la ley y sus requisitos de conducta moral, recordándonos que busquemos la ayuda de Dios para deshacernos del pecado, estamos encadenados al pecado, sin esperanzas, con la condenación del Señor seguro a seguir. Por lo tanto caminamos por medio de la ley moral externa que es idéntica a la ley moral interna de todos los corazones, hasta que somos guiados por los mandamientos que oímos y escuchamos del Señor. Por medio de nuestra obediencia, somos justificados por fe.
 Sois esclavos del que obedecéis; ya sea del pecado para muerte o de la obediencia para justicia. ¿Obedece usted el deseo a pecar, u obedece los mandamientos de Dios? Usted es esclavo del pecado, o esclavo de Dios. Jesús dijo: Si pecan, son esclavos del pecado. Juan 8:34. Usted sí tiene control de sus manos y pies; usted puede alejarse del mal; usted puede dejar de cometer actos de impureza sexual. Usted no puede hacer que su mente deje de pecar, usted no puede controlar su lengua para que no peque, pero puede controlar sus pies y manos; y puede aprender a controlar sus ojos, al practicar mirar hacia otro lado cuando algo lo tiente. El temor de Dios es alejarse del mal. Si usted no puede dejar de pecar, estirando su mano para cometer un mal, y corriendo hacia el pecado con sus pies, usted no está buscando sinceramente a Dios — usted no se ha arrepentido de las cosas básicas que están bajo su control. La obediencia a lo que usted entiende, lo que es capaz de hacer, lo lleva hacia la justicia. Si usted peca deliberadamente, cuando ha escogido no hacerlo, entonces está traicionando su sinceridad al buscar a Dios; y puede esperar recibir poco o nada de ayuda, hasta que usted muestre que de verdad se ha alejado del mal del cual usted es capaz.
  Ustedes han obedecido de corazón a aquella forma de enseñanza a la cual se han entregado. Pablo pasó 2-3 años en cada ciudad enseñando la forma de todos los mandamientos de Cristo y el camino a la salvación. Jesús le dijo a sus discípulos: id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado. Mat 28:19-20. ¡Note! ¿Quién le está enseñando a observar todas las cosas que Jesús ha mandado? Mire lo que dicen los mandamentos que ha sido registrados, y después pregúntese a sí mismo cuando oyó por última vez a alguien decirle que los observe, mucho menos cómo poder obedecer mandamientos como: Sed perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Pablo le enseñó la plenitud de las enseñanzas de Cristo a los miembros de la iglesia, lo cual le tomó de 2 a 3 años en cada ciudad.
 Aquellos que obedecieron las enseñanzas del Espíritu, [ya sea entregadas en sus propios corzones o provenientes de los labios de Pablo], fueron liberados del pecado: Una vez libertados del pecado, habéis sido hechos siervos [esclavos] de la justicia. Rom 6:18. ¡Note! Pablo está hablando de ser liberado de la esclavitud del pecado. Si usted todavía está pecando, todavía es esclavo del pecado. Juan 8:34.
  Así como presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad cada vez mayor, así presentad ahora vuestros miembros como esclavos a la justicia para la santidad. Pablo está diciendo que todos los hombres están en esclavitud a la impureza y la maldad; y para ser un seguidor de Cristo, usted debe entregar su cuerpo a la esclavitud de la justicia, el producto final de la cual es la santidad. ¿Ha entregado usted su cuerpo a la esclavitud de la justicia? ¿Ha llegado a ser santo? Si no, usted no ha alcanzado la salvación ni ha entrado en el reposo. Si usted no es santo, no puede esperar oír ninguna cosa en el día del juicio, excepto el destierro del cielo.
 ahora, siendo libres del pecado, y siendo siervos de Dios, tienen como recompensa la santidad, y al final, la vida eterna.
Siendo libres del pecado
: esto no es falso, no es perdón, no es estar libres de la culpa del pecado — esto es estar libre aún del deseo de pecar. Por medio de la convicción de nuestra condición que viene del espíritu de Dios, y de la eliminación del pecado que se encuentra en nuestro corazón, hacemos morir el pecado en nuestro cuerpo.
Siendo siervos de Dios: Si, para seguir la guía del Espíritu, y sus mandamientos — pero también para obtener el gozo supremo de compartir en su obra de amor.
¿Puede usted realmente decir que es esclavo de Dios? ¿Puede siquiera desear ser esclavo de Dios? Ser esclavo de Dios es darse cuenta que "sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra."

Si usted es esclavo de Dios, tiene como recompensa la santidad, y la vida eterna: usted llega a ser partícipe de la naturaleza divina, siendo trasladado hacia el reino de Dios, para participar en la herencia de los santos en la luz.

ENCOMIENDA AL SEÑOR TU CAMINO
Y CONFÍA EN ÉL Y ÉL HARÁ.
EXHIBIRÁ TU JUSTICIA
COMO LA LUZ

Es Importante Para Este Ministerio tu Comentario

http://2.bp.blogspot.com/_A26cIysUsfA/S7nXIZhh_II/AAAAAAAAAL4/OzKs5lA3qoE/S640/blog.jpg