Bienvenido

ATENCION: NO CREAS EN LA GUIA DE RELIGIONES PORQUE ESTAS SON PARTE DE LA GRAN RAMERA TU MAESTRO VIVE TU SIEMPRE LO PROFESAS ENTONCES USALO 1 JUAN 2.27 ES VERDADERO Y NO TENEIS NECESIDAD DE QUE NADIE OS ENSEÑE. EL EJÉRCITO INVENCIBLE. LA REVOLUCION PACIFICA POR LA LIBERTAD HUMANA HA COMENZADO. PRIMERA MISIÓN DIFUNDIR LA INFORMACIÓN POR LA LIBERTAD, UNETE A LA LUCHA

Bienbenidos a La Radio Jovenes Para Cristo

QUE PASA EN NUESTRO PLANETA

.

jueves, 6 de mayo de 2010

Ésta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen.2 Pues no hay distinción

Romanos 3


 1 ¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿O qué beneficio hay en la circuncisión?
 2 Mucho, en todo sentido. Primeramente, que las palabras de Dios les han sido confiadas.
 3 ¿Qué, pues, si algunos de ellos han sido infieles? ¿Acaso podrá la infidelidad de ellos invalidar la fidelidad de Dios?
 4 ¡De ninguna manera! Antes bien, sea Dios veraz, aunque todo hombre sea mentiroso, como está escrito: para que seas justificado en tus palabras y venzas cuando seas juzgado.
 5 Pero si nuestra injusticia hace resaltar la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Acaso es injusto Dios que da el castigo? (Hablo como hombre.)
 6 ¡De ninguna manera! Porque en tal caso, ¿cómo juzgaría Dios al mundo?
 7 Pero si la verdad de Dios abundó en mi falsedad para su gloria, ¿por qué todavía soy juzgado yo como pecador?
 8 ¿Y por qué no decir: "Hagamos lo malo para que venga lo bueno"? De esto se nos calumnia, y algunos afirman que así decimos. La condenación de los tales es justa.
 9 ¿Qué, pues? ¿Les llevamos alguna ventaja? Claro que no; porque ya hemos acusado tanto a judíos como a gentiles, diciendo que todos están bajo pecado,
http://3.bp.blogspot.com/_KE0rZUMRETM/R_00k_z0LSI/AAAAAAAAAE4/eDibA4OA00Q/s200/Image6.gif
 10 como está escrito: No hay justo ni aun uno;
 11 no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.
 12 Todos se apartaron, a una fueron hechos inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.
 13 Sepulcro abierto es su garganta; con su lengua engañan. Hay veneno de serpiente debajo de sus labios;
 14 su boca está llena de maldiciones y amargura.
 15 Sus pies son veloces para derramar sangre;
 16  hay ruina y miseria en sus caminos.
 17 No conocieron el camino de paz;
 18 no hay temor de Dios delante de sus ojos.1
 19 Pero sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre, y todo el mundo esté bajo juicio ante Dios.
 20 Porque por las obras de la ley nadie será justificado delante de él; pues por medio de la ley viene el reconocimiento del pecado.
 21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios atestiguada por la Ley y los Profetas.
 22 Ésta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen.2 Pues no hay distinción;
[Image7.gif]
 23 porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios,
 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.
 25 Como demostración de su justicia, Dios le ha puesto a él como expiación por la fe en su sangre, a causa del perdón de los pecados pasados, en la paciencia de Dios,
 26 con el propósito de manifestar su justicia en el tiempo presente; para que él sea justo y a la vez justificador del que tiene fe en Jesús.
 27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Está excluida. ¿Por qué clase de ley? ¿Por la de las obras? ¡Jamás! Más bien, por la ley de la fe.
 28 Así que consideramos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley.3 [¡Sin embargo! Pablo dijo en Gal 5:18, si (y cuando) ustedes sean guiados (dirigidos, ordenados, enviados) por el Espíritu, no están bajo la ley. Hasta que no estemos bajo el control del Espíritu de Dios, la ley externa (núcleo moral) es nuestro tutor, que nos recuerda nuestras deficiencias. La fe no es creer en Jesús basado en la veracidad histórica de la Biblia; la fe es escuchar la palabra de Dios desde dentro de tu corazón, porque la fe es un don de Dios y es traída por revelación de Jesucristo. Además, estamos sometidos a la ley (núcleo moral) como tutor hasta que llegue la fe. Gal 3:25.]
 29 ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No lo es también de los gentiles? ¡Por supuesto! También lo es de los gentiles.
 30 Porque hay un solo Dios, quien justificará por la fe a los de la circuncisión, y mediante la fe a los de la incircuncisión.
 31 Luego, ¿invalidamos la ley por la fe? ¡De ninguna manera! Más bien, confirmamos la ley.4
http://www.skandavale.org/images/fish1.JPG
_______________________________________
1 Los 'cristianos' de hoy no tienen el temor de Dios; ellos piensan que Jesús excusa todo pecado. Ellos pecan sin remordimientos ni temor de las consecuencias. Ellos piensan que pueden ignorar todas las enseñanzas, mandamientos y advertencias de Jesús, y esperar que él los defienda en el juicio — pero él no será una excusa para ellos; sino ellos le oirán decir: ‘Nunca os he conocido. ¡Apartaos de mí, obradores de maldad!’ Mat 7:21-23. Jesús continúa advirtiéndonos, al decirnos: ¡No pequen más! ¡Arrepiéntanse o perezcan! [para que pierdan su almas].
2 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen. Esta justicia es una justicia imputada, que nos permite acercarnos a Dios, para recibir su poder que produce cambio; a medida que, por medio del Espíritu, aguardamos la esperanza de justicia por la fe, Gal. 5:5, siendo la justicia, el fruto de la cual es paz – quietud y confianza para siempre. De modo que sólo con creer en su nombre, podemos acercarnos a Dios para recibir su poder para llegar a ser (no para ser) un hijo de Dios, al ejercitar nuestra fe cuando cargamos la cruz interna de la negación propia, que es obedecer los mandamientos que oímos a Dios hablarnos a nosostros a medida que en silencio esperamos su guía, sus enseñanzas, mandamientos, ánimo, convicción, y la destrucción del pecado en nuestros corazones
http://www.cybersepa.org.mx/inquietud-nueva/in139/fotos/corazones.jpg
Ustedes dicen que ustedes creen en Jesús, ¿pero qué fe claman tener? ¿Poder pecar sin ser castigados e ir al cielo después de morir? ¿O ser liberado del pecado, entrar en el reino del cielo mientras todavía en la tierra, y después estar allí para siempre? Dos esperanzas diferentes, dos tipos distintos de fe. Una fe es verdadera, la otra fe es una mentira. Una esperanza purifica, la otra lo deja en el dolor del pecado. Una fe purifica, la otra lo deja contaminado. Una fe acompañada por obediencia lleva a la salvación, la otra al infierno. El verdadero evangelio desencadena el poder de Dios que nos da a una salvación que se experimenta y es purificada, la otra es una apariencia de piedad sin el poder, con una salvación que sólo se presume. Si alguien viene predicando a otro evangelio diferente al que ustedes han recibido, [de parte de Pablo] sea anatema, Gal 1:8-9. Pablo dijo que él había sido enviado por Jesús a predicar este evangelio: les envío para abrir sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón y libertad del pecado y una herencia entre los santificados y purificados por la fe en mí. Hechos 26:17-18. La evidencia de la fe es la obeciencia, el resultado de la obediencia es el fruto del Espíritu, que prueba que usted es un verdadero seguidor de Cristo.
3 el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley. Es verdad, las obras de la ley sin fe no cuentan para nada. Usted no puede ser justificado sin tener fe en Cristo, quien ilumina a todos los hombres en el mundo. Sin embargo, la fe sin obras no cuenta para nada. Usted no puede sólo decir "yo creo" y vivir en su naturaleza pecaminosa sin obediencia. Las obras de amor vigorizadas por la fe, son estimadas y requeridas por Dios. Como dijo Pablo en Rom 2:10: gloria, honra y paz a cada uno que hace el bien. Las obras de amor, obras de obediencia a la voz del Señor, dejar de mentir, dejar de cometer adulterio, etc., no son obras de la ley. Las obras de la ley son las comidas especiales, los lavamientos, sacrificios, ceremonias, rituales, etc.
http://alzerinabarbosa.blogdrive.com/images/Fe%20e%20Amor.jpg 

Sí, somos justificados por la fe, así como nuestros corazones son purificados por la fe, así como nuestras amas son purificadas por la obediencia a la verdad. Pero la fe tiene que ser operativa, porduciendo obras de arrepentimiento, incluyendo cargar nuestra cruz; la fe operativa de la que habla Pablo es un proceso de obediencia a la guía del Espíritu. Un verdadero cristiano es hechura de Dios, creado en Cristo Jesús para buenas obras, Efe 2:10; creado por Cristo, quien se dio a sí mismo por nosotros, para poder redimirnos de toda iniquidad [actos impíos, pecado], y purificar para sí mismo un pueblo peculiar, celoso de buenas obras. Tit 2:14. ¿Cuáles son las obras para las cuales Cristo nos crea? No las obras de la ley, sino las obras de obediencia bajo su dirección: 1) las obras de arrepentimiento, y 2) las obras que son inspiradas, dirigidas, y vigorizadas por Dios. Las obras obedientes son las únicas obras que usted hará en su vida que no serán quemadas en el juicio, cuando todo hombre sea juzgado por sus obras. Dios quiere que sus hijos hagan su voluntad en la tierra, así como en el cielo. Dios quiere que sus hijos de amor muestren el amor de Dios a todo el mundo que está en la impiedad — por medio de las obras de amor.
La fe es el proceso de seguir los mandamientos que oímos y que escuchamos de Jesús desde el interior de nuestro corazón; por medio de la obediencia la persona es limpiada, purificada, justificada y salvada. Pablo habla de la fe que viene a liberarnos de la ley como nuestro tutor. En Gal 5:18, él dice: si (y cuando) sois guiados (inspirados, ordenados, mandados) por el Espíritu, no estáis bajo la ley. De modo que él define la fe como estar en obediencia a la guía del Espíritu. De modo que la fe es seguir los mandamientos que hemos oído del Espíritu de Dios, del Señor. Esta es una aclaración importante de la definición de la fe, como nos dice Pablo además, que él le predica al mundo de la fe que está en nuestros corazones y nuestras bocas, y la fe viene por el oír la palabra; y Jesús dijo: Bienaventurados son los que oyen la palabra de Dios y la "guardan". Por lo tanto la fe es oír la palabra en el interior, y creer que es el hijo de Dios que le habla, y después guardarla [obedecerla, practicarla], repetidamente.

¡Note! Gálatas 2:17 Pero si es que nosotros,
procurando ser justificados en Cristo.. Como creyentes, debemos procurar ser justificados. Sólo con creer en Jesús, no somos justificados automáticamente. De la misma manera por la fe uno es justificado; pero obviamente al creer en Jesús, uno no llega a ser puro instantáneamente.

No somos justificados, limpiados, purificados ni salvados instantáneamente. Como dijo Pablo procurameos ser justificados por Cristo y también dijo que debemos continuar ocupándonos de nuestra salvación con temor y temblor, Fil 2:12; y ya es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cercana de nosotros que cuando creímos. Rom 13:11. Pablo está hablando de ser justificados por las ordenanzas, sacrificios, y lavamientos de la ley. Él no está hablando de robar, mentir, matar, codiciar, y cometer adulterio mientras creamos en Jesús.
http://www.klepsidra.net/klepsidra11/lutero.jpg

Uno de los principales fundadores del protestantismo, Martín Lutero, tradujo este versículo así: "el hombre es justificado sólo por la fe y no por las obra de la ley." Lutero rechazó los libros de Santiago, Hebreos, Judas y Apocalípsis, porque no encajaban con su interpretación de la salvación. Lutero no entendió la fe; ni tampoco entendió que la sobras de amor difieren de las obras de la ley. Su dependencia radical sobre este versículo en particular pronto fomentó uno de los capítulos más tristes en la historia cristiana: "La guerra del campesinado" en Alemania. Predicadores de muy poca categoría, inmorales y profanos tomaron la interpretación de Lutero y dijeron que ellos eran santos, profetas, y apóstoles; después ellos organizaron "el ejército del Señor," (con 300.000 personas) y se revelaron en contra de la clase alta, matándolos y saqueando sus propiedades. Lutero eventualmente los denunció e instó a que fueran destruídos.

Lutero también era un radical antisemita, lo cual el siguiente artículo de Wikipedia expone en detalle (tomado del artículo en inglés);
Él argumentó que los judíos ya no eran el pueblo escogido, sino que eran el "pueblo del diablo". Dijo que ellos eran "un pueblo infame y adúltero, es decir, no el pueblo de Dios, y sus alardes en cuanto a su lineaje, la circuncisión, y la ley deben ser contados como basura." La sinagoga era una "novia profanada, sí, una ramera incorregible y una prostituta impía..." y que los judíos estaban llenos del "excremento del diablo ... en el cual ellos se revuelcan como los puercos." Él recomendó que se incendiaran las sinagogas, la destrucción de los libros de oraciones de los judíos, prohibir predicar a los rabinos, confiscar su propiedad y dinero, aplastar y destruír sus casas, y asegurarse que estos "gusanos venenosos" fueran obligados a realizar trabajos forzados o ser expulsados "para siempre." Según la opinión del Dr. Robert Michael, las palabras de Lutero "tenemos la culpa por no destruírlos" equivalen a una sanción de su asesinato. Esto llegó a ser un evangelio en Alemania y fomentó el holocausto Nazi.
4 De modo que la ley no ha sido invalidada. Usted debe obedecer las partes morales de la Ley. Cuando Pablo dice aquí, él le está diciendo a de ninguna manera. Las otras traducciones bíblicas literales lo aclaran: (haga click para ver)
http://www.ladedios.com.ar/ladedios2/images/biblia.jpg
La versión Reina Valera dice: ¡De ninguna manera! Más bien, confirmamos la Ley.
La Biblia en Lenguage Sencillo dice: Al contrario, si confiamos en él, la ley cobra más valor.
La Biblia de las Américas dice: ¡De ningún modo! Al contrario, confirmamos la ley.

Aquí, Pablo y Santiago están en perfecto acuerdo. Las cartas de Pablo han sido malentendidas, al eliminar toda la ley, y nada podría estar más lejos de la verdad. Las únicas partes de la ley que murieron tienen que ver con la apariencia, ceremonia, y las sombras de lo que Cristo en verdad reemplazó — cualquier cosa que no tiene que ver con la moral: circuncisión, diezmos, días sábados (una sombra del reposo), comidas, días, juramentos, vestiduras, bautismos por agua, etc. — todos ellos murieron con Cristo. La obediencia a esas partes de la ley no cuenta para nada, y oculta su fe en el sacrificio duradero de Cristo. Todavía debemos hacer por otros lo que quisiéramos que otros hicieran por nosotros. Todavía debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, no robar, ni mentir, ni asesinar, ni cometer adulterio, o codiciar, etc. Su justicia debe exceder la de los fariseos. A medida que usted avanza espiritualmente al guardar los mandamientos, el amor de Dios finalmente es perfeccionado en usted, 1 Juan 2:5. Entonces el amor cumple la ley, y nosotros establecemos la ley.
Y a menos que podamos ír al Señor y seguir su consejo para ser cambiados, la ley externa es nuestra guía, un recordatorio para nosotros de nuestros problemas, y un motivador para arrepentirnos de nuestros viejos caminos y buscar ayuda divina para ser aún más diferentes, y así llegar a ser agradables a Dios. Mientras la ley es nuestra guía, nosotros conoceremos los estados en que Pablo describió que él estaba: "pues no practico lo que quiero; al contrario, lo que aborrezco, eso hago." Rom 7:15, y "ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que mora en mí, Rom 7:17." Pablo pasó por ambos estados, y todos deben pasar por estas etapas antes de llegar a la libertad de los hijos de Dios y así disfrutrar la libartad cristiana. (El estado final de Pablo fue: ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí.)
Sin obediencia, usted no puede conocer a Jesús: En esto sabemos que nosotros le hemos conocido: en que guardamos sus comandos. 1 Juan 2:3
Sin obediencia, usted no puede amar a sús: Si alguno me ama, mi palabra guardará. Juan 14:23
Sin obediencia usted no es un amigo de Jesús: Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Juan 15:14
Sin obediencia, usted no puede nacer otra vez mientras todavía sigue pecando: Todo aquel que ha nacido de Dios no practica el pecado. 1 Juan 3:9.

Es Importante Para Este Ministerio tu Comentario

http://2.bp.blogspot.com/_A26cIysUsfA/S7nXIZhh_II/AAAAAAAAAL4/OzKs5lA3qoE/S640/blog.jpg