Bienvenido

ATENCION: NO CREAS EN LA GUIA DE RELIGIONES PORQUE ESTAS SON PARTE DE LA GRAN RAMERA TU MAESTRO VIVE TU SIEMPRE LO PROFESAS ENTONCES USALO 1 JUAN 2.27 ES VERDADERO Y NO TENEIS NECESIDAD DE QUE NADIE OS ENSEÑE. EL EJÉRCITO INVENCIBLE. LA REVOLUCION PACIFICA POR LA LIBERTAD HUMANA HA COMENZADO. PRIMERA MISIÓN DIFUNDIR LA INFORMACIÓN POR LA LIBERTAD, UNETE A LA LUCHA

Bienbenidos a La Radio Jovenes Para Cristo

QUE PASA EN NUESTRO PLANETA

.

miércoles, 18 de mayo de 2011

¿Cuál es el Templo Santo del Nuevo Pacto?

http://t2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQLkw4Q1nf1cWX_JOEMXN8SOYyc5_MGo13cvM5WIbHmhrn0rLM1

A Esteban. Cuando Esteban estaba presentando defensa ante el Concilio y parte de su discurso que dijo: "Mas Salomon le edifico casa; si bien el Altisimo no habita en templos hechos por manos de hombres, como dice el profeta: El cielo es mi trono, Y la tierra el estrado de mis pies..." Entonces Esteban fue apedreado y Saulo consintio en su muerte. Hechos 7:1-60

Desde niño escucho la palabra “Templo” pronunciarse en los diversos contextos eclesiásticos. He escuchado
muchas referencias al Templo como el santuario de Dios y el lugar de adoración. Inclusive, he estado en varias
inauguraciones de lugares donde se le ha llamado al lugar, el nuevo templo. Pero ¿será correcto llamar
nuestros lugares de celebración y enseñanza el “templo”? Esta y otras preguntas serán contestadas durante
esta enseñanza de hoy.

Definición de Templo:
Un templo es un edificio dedicado a ceremonias, ritos, adoración o la práctica de ordenanzas de una religión.
Desde tiempos antiguos, pueblos han construido y dedicado templos a sus dioses. Aún hoy, tenemos templos
en diferentes naciones y aquí en los Estados Unidos donde se veneran diferentes dioses. Inclusive, hay
miembros del cuerpo de Cristo que llamen el lugar de reunión sus “templos”. Pero, ¿qué dice la Biblia acerca
de los templos?

Dios siempre quiso morar en medio de su pueblo:
En Éxodos 25:8, Dios le dice a Moisés: “Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos”. Como
pueden leer, fue la intención de Dios habitar en medio de su pueblo. Pero existe un importante detalle digno
de señalar. Dios les dice, edifiquen un santuario para mí. En otras palabras, para poder habitar en medio de su
pueblo, su pueblo debía primero edificar una casa, una morada, un santuario, o un templo para él habitarlo.

Dios es quien elige para lograr sus propósitos:
En I Crónicas 28:10, luego de llamarle hijo mío, Dios le dice al Rey Salomón: “Mira, pues, ahora, que Jehová te
ha elegido para que edifiques casa para el santuario; esfuérzate, y hazla”. Al leer este pasaje, entendemos que
Salomón en obediencia edificó un templo para Dios; un templo que sería llamado el “santo templo”.

En el Salmo 65:4 el salmista escribe: “Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti, para que habite en
tus atrios; seremos saciados del bien de tu casa, de tu santo templo”. Aquí miramos que en este santo templo
habitarían los que Dios iba a escoger y atraer a él. Este es un texto mesiánico y de verdad paralela. Una
verdad paralela es aquella que tiene un cumplimiento natural como uno espiritual presente o futuro.

Los Templos hechos de manos de hombres:
Los templos del antiguo pacto, fueron templos construidos por manos de hombres. El primero fue construido
durante el reinado del rey Salomón entre los años 970 y 940 a.C. Todos los escritos dictan que fue el más
hermoso, costoso y grandioso de todos los tiempos. Pero, además de su esplendor y descripciones de
grandeza, se le llamó “santo”. ¿Por qué se le llamó “santo” al templo? Para entender esto, hay que definir
“santo” desde la perspectiva bíblica.

La santidad del Templo:
En la Biblia, santidad es un sinónimo de pureza moral. Sin embargo, el alcance de esta palabra y, su concepto,
incluye mucho más que una pureza moral. La palabra en el hebreo para “santo” es kadosh que significa la idea
de unicidad, singular, y sin igual. Aquello que está separado, que es distinto, y que es único. Para Dios, el santo
templo fue algo único, sin igual, separado, distinto y reservado sólo para él. Como arquitecto, Dios es santo. El
diseño es santo y sus propósitos son santo.

¿Cuántos templos fueron construidos antes de Cristo?
A través de la historia del pueblo de Israel, sólo hubo un santo templo a la vez construido en la antigua ciudad
de Jerusalén. Nunca vemos múltiples templos construidos en diversos lugares de la Palestina. Y digo “a la
vez”, porque en total fueron dos templos que fueron construido y uno de ellos reconstruido en el monte santo
en la antigua Jerusalén.

Como les dije anteriormente, el primero, fue construido por Salomón durante su reinado entre los años 970 y
940 a.C. Pero este fue destruido en el año 586 a.C. por los Babilónicos (el primero de los imperios
representados en la imagen que vio Daniel) e Israel llevado a cautiverio por 70 años. Pero en cumplimiento de
una profecía de Jeremías y luego de 70 años de cautiverio (Jeremías 25:11; 29:10), el rey Ciro de Persa hace un
decreto donde le permite a Israel y les asiste en la construcción del segundo templo comenzando en el 537
a.C., y completándose en el año 516 a.C.

Cinco siglos más tarde, este segundo templo fue renovado por Herodes en el año 20 a.C., para tratar de
adquirir el favor de los judíos, sirviendo como un escenario para el cumplimiento de varias profecías
incluyendo la del primer advenimiento de Cristo sobre la tierra.
El propósito del templo y la unicidad de Dios

Para los judíos y la Ley de Moisés, este santo templo era un lugar sagrado donde venía a morar el santo Dios
entre su pueblo una vez al año. En 1 Samuel 2:2, leemos como los israelitas veían a Dios. El profeta Samuel
escribió: “No hay santo como Jehová; porque no hay ninguno fuera de ti, y no hay refugio como el Dios
nuestro”. Dios es santo en el sentido de que él es único, distinto, y uno en su clase. Entre todos los dioses de
las naciones, Él es el verdadero Dios. El salmista

(en el Salmo 77:13) cantó: “Oh Dios, santo es tu camino; ¿Qué
dios es grande como nuestro Dios? Dios es santo en toda manera. Él no tiene comparación. No tiene igual. No
tiene competencia, ni tampoco rival.

http://t1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQ73TPCbYCAxMgE90RsFwzJ4V4k-ZEOSpCdkreicr4DUlFiQyt4

Dios es infinito, todo lo sabe, él es todo poderoso, es omnipresente, es
omnisciente, nunca cambia, y él es mucho más. Me gustan las palabras pronunciadas del rey Salomón durante
la inauguración del primer Santo Templo (1 Reyes 8:23): “Jehová Dios de Israel, no hay Dios como tú, ni arriba
en los cielos ni abajo en la tierra, que guardas el pacto y la misericordia a tus siervos, los que andan delante de
ti con todo su corazón”. Isaías hablando como profeta las palabras dijo (Isaías 40:25): “¿A qué, pues, me
haréis semejante o me compararéis? Dice el Santo”.

El fin de los templos:
Ahora tengo una noticia que darles. La Biblia y la historia nos dicen que cada uno de esos templos hechos de
manos fue destruido. El último, el llamado templo de Herodes, fue destruido por los romanos en el año 70 d.C.
cumpliéndose la profecía de Cristo en Mateo 24:1‐2. ¿Y saben qué? Van exactamente 1,939 años que fue
destruido y ningún otro templo hecho de manos ha sido edificado en aquel lugar. Ni lo será. ¿Por qué?
Tenemos que ir a Hebreos 9:24. El autor neo‐testamentario escribió: “Porque no entró Cristo en el santuario
hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios”.

Figura de lo verdadero:
Todos aquellos Templos fueron sólo una figura del verdadero. Una figura es un símbolo, es un tipo, un dibujo,
o una representación de algo. Una foto suya no es realmente usted, sino una imagen de usted. Un plano de
una casa no es su casa, sino una representación de su casa. Cada uno de los Templos que existieron en la
antigua Jerusalén fue una figura del verdadero templo. Entonces, ¿Cuál es el verdadero Templo? ¿Será tan
santo como aquellos hechos por manos de hombres? Primeramente escuchemos las palabras de Cristo mismo
en Mateo 12:6 “Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí”.

El mayor de los templos de la antigüedad:
¿Quién fue mayor que el templo renovado por Herodes el grande más de 2,000 años atrás? Cristo. Entonces,
Cristo es mayor que cualquier templo hecho por manos de hombre. Miremos lo que escribió Juan en el
capítulo 2:19‐21 sobre este asunto: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo
levantaré. Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo
levantarás? Mas él hablaba del templo de su cuerpo”.

Entonces, el Cristo, quien era mayor que el templo hecho de manos, era también un templo. El estaba
hablando de él mismo; un templo que no fue hecho de manos de hombres sino que fue engendrado por el
Espíritu de Dios en María y, que ahora iba morir para en tres días ser resucitado. ¿Pueden ver la razón por la
cual Cristo dijo que era mayor?

Ahora, ese cuerpo provocó algo en el mundo espiritual. Miremos a Romanos 7:4 “Así también vosotros,
hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó
de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios”. Primeramente, su sacrificio quitó la Ley de Moisés y,
segundo, nos hizo propiedad de él; propiedad del Cristo resucitado.

Como toda verdad es paralela, miremos
lo que el templo de su cuerpo es, en el mundo espiritual (1 Corintios 12:27): “Vosotros, pues, sois el cuerpo
de Cristo, y miembros cada uno en particular”. Lo que indica, si el cuerpo de Jesucristo, que murió y resucitó
fue el templo de su cuerpo y, Pablo dice que nosotros somos el cuerpo de Cristo, esto implica que el
verdadero santuario, la casa, la morada y el templo santo de Dios somos nosotros la Iglesia de Dios,
juntamente con Cristo. Un morada única, distinta, sin igual, una nueva creación, una nueva raza, un nuevo
templo santo creado por Dios. ¿Qué dice Pablo en 1 Corintios 6:19 sobre este asunto? “¿O ignoráis que
vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois
vuestros?”

Yo no sé usted, pero esto es motivo de celebración y regocijo. La intención de Dios de morar entre su pueblo
se hizo realidad en Cristo Jesús. Por eso es que aquí en este momento, en la congregación de la familia de la
fe, se encuentra Dios presente. El apóstol Pablo dijo en su primera carta lo siguiente (1 Pedro 2:5a): “Vosotros
también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual…”

Cada vez que las piedras vivas son reunidas para alabar y adorar al arquitecto por excelencia, algo tiene que
suceder. En su presencia hay sanidad, liberación, crecimiento, y edificación. Lucas nos aclara algo muy
importante en Hechos 7:48. El dice: “…el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como dice el
profeta”. Más adelante en el capítulo 17:24 escribió: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él
hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas”.

Si Dios no habita en templos hechos de manos, entonces, ¿dónde habita este Dios que hizo el mundo? Pablo
tiene la respuesta en su carta a la Iglesia de Éfeso (2:19‐22). “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos,
sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los
apóstoles y profetas (¿Cuál es ese fundamento? Cristo), siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,
en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien
vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.
http://2.bp.blogspot.com/_d0zQy9yVX7g/SsbVFokrGKI/AAAAAAAAAYs/KMLuQdw41-4/s320/adoracion.jpg
Nosotros, la Iglesia, juntamente con Cristo, somos el verdadero Templo del Nuevo Pacto. Una Iglesia espiritual,
y el verdadero santo Templo de Dios es espiritual sobre la tierra. Al ser su morada, al ser su habitación, al ser
su Templo, somos santos. Somos un Templo distinto, único, sin igual, donde cada uno viene a ser un santuario
de alabanza y adoración de pureza moral para él. Abba Padre.

Gracia y paz
“Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con
gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios”
(Hechos 20:24)

ACA EL AUDIO ATRAVES DEL SEÑOR -->http://www.ustream.tv/recorded/14769169

6 comentarios:

Telaviv Yohanka dijo...

Hola Nuevamente Que Dios Bendiga Ricamente Este Blog Y Jesus Siempre Guie Tus Pasos. Seria Un Placer Que Visitaras El Blog Que Dios Me Regalo http://jesussigotuspasos.blogspot.com
Te He Agregado A La Lista De Blog Para Que Todos Te Visiten Tambien. Estare Pendiente De Cada Articulo Porque Asi Dios Me Muestra Y Me Ensena. Demos A Dios Siempre La Gloria El Poder Y La Gracia De Pertenecer A Este Redil. Amen Y Amen

barjesus777 dijo...

El Templo de Dios es espiritual y físico, ya que el es de carne y huesos, por esta razón es necesario construir Templos y Capillas, pero sabemos que el Templo mayor está en el cielo, de hecho Jesucristo mismo en el año 1.844 pasó del lugar Santo al Santísimo, tal cual lo predijo el profeta Daniel con respecto a las 2.300 tardes y mañanas, que en ese año iba a restaurarse la verdad sobre La Tierra, pero cuando un Sumo Sacerdote pasa del lugar Santo al Santísimo necesariamente tiene que haber derramamiento de sangre y en este caso lo hubo; fue asesinado un siervo de Dios, un profeta total y absolutamente verdadero a los ojos del Señor.

barjesus777 dijo...

El judaísmo, el hinduismo, la egiptología, la historia americana antigua, el budismo y el cristianismo no podrían ser más diferentes; sin embargo, todos se unen bajo el estandarte del templo. La historia del templo del judaísmo incluye al Tabernáculo, un templo portátil que los israelitas llevaban con ellos en sus paseos. Los templos budistas son amplios y construidos para la adoración congregacional. Los templos hindúes son ornamentados pero más pequeños, destinados al culto individual. A menudo los templos egipcios, así como los de las antiguas Américas están asociados con la triste práctica de sacrificios humanos, aunque hay pruebas que sugieren que se realizaron allí ceremonias más elevadas.
A pesar de estas diferencias, hay algunas similitudes sorprendentes entre estos templos. Todos ellos son un lugar apartado, o en otras palabras, santo. Santo, sagrado -estas dos palabras son indicativas de algo o alguna parte que se aparta del día a día. Cada uno de estos edificios fue construido originalmente con el propósito de jalar las cadenas espirituales del corazón del practicante, dirigiendo sus pensamientos hacia fines superiores. Estos templos a menudo comparten los mismos símbolos: agujas que dirigen la mirada hacia arriba, hermosos paisajes que nos recuerdan la maravilla de la creación, ordenanzas o ceremonias que enfocan la mente en una visión mayor. De hecho, el concepto de templo es un concepto mundial.
Los cristianos como yosiguen las enseñanzas de Jesucristo. Jesucristo era judío. Creció en una cultura de templo. El Tabernáculo era un lugar muy sagrado, al igual que los después construidos templos de Salomón, Zerrubabel y Herodes. Cristo nació después de la reconstrucción de este último. Para su circuncisión, José y María llevaron a su hijo al templo para ofrecer sacrificio. A la edad de doce años, Jesús y sus padres regresaron a Jerusalén para la fiesta de Pascua, una tradición anual en su familia (Lucas 2:41-42). ¿El templo fue importante, incluso para un niño de doce? El hecho de que Cristo conociera de niño donde ir a hablar de las cosas sagradas es indicativo de ello. Su posterior limpieza del templo muestra la comprensión de su naturaleza sagrada (o apartada del mundo).

barjesus777 dijo...

Por lo tanto, los templos deben desempeñar un papel en el culto cristiano. Esto introduce otras preguntas importantes, como ¿quién tiene la autoridad para construir algo así?, ¿cómo debe ser construido?, y ¿qué sucede dentro una vez que se haya construido? Dios les dio encargos específicos a David y Salomón para construir el templo, o realizar tareas relacionadas con la construcción del templo. Evidentemente, yo no puedo simplemente construir un templo y estampar el sello de aprobación Dios en él sin haber recibido la autoridad para hacerlo. Sin embargo, las escrituras son claras en la necesidad de templos modernos. A menudo en las escrituras, y sobre todo en el Antiguo Testamento, se hace referencia al templo con una metáfora o el símbolo de una montaña. Moisés recibió la ley cerca de la cima del Monte Sinaí. Otros profetas han tenido experiencias santas similares en lo alto de las montañas, lejos del mundo. En Isaías 2:2-3, dice lo siguiente:
Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones.
Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.
Esta escritura se refiere al momento justo antes del regreso de Jesucristo resucitado. Es evidente que si el símbolo de una montaña se refiere a un templo, entonces debe haber una restauración de la adoración en el templo en el cristianismo moderno antes de que Cristo regrese.
Para bosquejar las conexiones entre los templosantiguos y modernos, a fin de seguir adelante, uno debe primero volver atrás. Por lo tanto, déjenos dar un paso atrás en el tiempo anterior a Herodes o del templo de Salomón – de vuelta a los días del Tabernáculo portátil. Para comprender más plenamente los templos y por qué podría ser necesaria su restauración, es importante saber cómo era el Tabernáculo y que sucedía dentro de él.

barjesus777 dijo...

El tabernáculo estaba rodeado por un gran cerco. En el patio del tabernáculo había un altar mayor donde se colocaban los sacrificios. También había una gran vasija de bronce donde los sacerdotes estaban obligados a limpiarse antes de entrar en el tabernáculo.
Además de ser práctico, el ritual del lavado de manos y pies era un símbolo de una limpieza interior que se requiere del sacerdote antes de entrar a la Casa del Señor.
El Tabernáculo estaba cubierto con un tejido de pieles, y al entrar en la primera sala, o Lugar Santo, el espectador encontraría tres objetos. Por un lado sería la menorah. La menorah es un candelabro con siete mechas a cada lado de una octava mecha central. La menorah es un símbolo muy importante en el templo. Una de las principales características de una deidad es la inteligencia suprema; otra forma de decir que alguien es inteligente es decir que es brillante. A menudo, las personas acuden a una fuente mayor de conocimiento cuando se les han acabado las ideas o maneras enfrentar una situación.
En el lado opuesto, el espectador vería una mesa para los panes de la proposición. “Los israelitas sabían que Dios no comió nada”, dijo Laurence H. Schiffman, director del Departamento de Estudios Judaicos de la Universidad de Nueva York. “Al darle [a él] estos hermosos panes, eventualmente compartidos con los sacerdotes, era una especie de demostración que queremos dar lo mejor de lo que tenemos Dios” (Schiffman, Entre el Cielo y la Tierra)

barjesus777 dijo...

Por último, estaba el Altar de Incienso. De acuerdo con el Diccionario de la Biblia en la publicación mormona de la versión del Rey Santiago, el altar de incienso era similar al altar en el patio, “… pero más pequeño y revestido con oro. En él se quemaba incienso mañana y noche… y sobre sus cuernos hará Aarón expiación una vez en el año con la sangre del sacrificio por el pecado para expiación (Éxodo 30:10)”. El símbolo en este caso es que los sacerdotes, el pueblo de Israel había iluminado algo que ascendería hasta la presencia de Dios.
Al otro lado de la sala se extendía un gran pedazo de tela a la que se referían como el velo del templo. Éste separa el Lugar Santo de una sala llamada el Lugar Santísimo. En ese cuarto estaba el Arca del Convenio. Sentados en la parte superior del arca había dos querubines, o ángeles alados, con las alas unas frente de las otras. Esta zona del Arca era conocida como el Asiento de la Misericordia. Aquí es donde Dios aparecería para hablar a su pueblo, y por lo tanto, era el lugar más santo y sagrado en el templo. En esencia era una sala de trono. Además de la sangre de la expiación que se ponía sobre el altar del incienso, ésta también se colocaba en el asiento de la misericordia el día de expiación.
El templo de Salomón fue construido con los mismos conceptos básicos en mente, simplemente en una escala mucho más grande y elegante. Lamentablemente fue destruido durante la cautividad de Babilonia en el año 600 a.C. Fue reconstruido casi 100 años después por Zerrubabel, pero fue incendiado en el cautiverio romano. Más tarde en el año 17 a.C., Herodes reconstruyó el templo una vez más en un esfuerzo para lograr congraciarse con la comunidad judía. De esta historia podemos ver que la reconstrucción del templo fue de suma importancia para los judíos, debido a su carácter sagrado.
El templo cristiano
Cristo nació en esta comunidad y cultura. Según lo mencionado anteriormente, él se dedicó a la enseñanza, a la lectura de la ley y a la limpieza del templo. Después de Su muerte, y la muerte de los apóstoles, muchas de las verdades que Él enseñó se cambiaron o perdieron. Los siguientes años se conocen en los libros de historia como la Edad de las Tinieblas.
Las sectas cristianas de la actualidad están en desacuerdo hasta con la autoridad, o si ésta (o gran parte de la doctrina cristiana) es aún necesaria. Sin embargo, si un cristiano cree que la Biblia es la palabra de Dios revelada a través de la boca de Sus profetas, las cosas llegan a ser un poco menos vagas.
En el Nuevo Testamento, Cristo restauró y enseñó el Evangelio. Él llamó a apóstoles y les dio la autoridad del sacerdocio para predicar el evangelio y, lo más importante para nuestro debate aquí, para realizar ordenanzas de salvación como el bautismo. Sin embargo, como sabemos Cristo fue crucificado. Sus apóstoles fueron rechazados y asesinados, y sin la revelación mediante un profeta, la doctrina de Cristo y las ordenanzas que enseñó fueron cambiadas. Esta caída o apostasía del evangelio original que Cristo enseñó fue profetizada por los apóstoles que escogió. En 2 Tesalonicenses 2:1-3 dice:
Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos,
Que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca.
Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá (la segunda venida de Cristo) sin que antes venga la apostasía…
Como los libros de historia revelan, hubo un período de reforma religiosa en los años 1600-1700, seguido en los Estados Unidos por un período conocido como el Gran Despertar. Fue durante esta época, entre el 21 de septiembre de 1.821 y 1.844 que se restaura la verdad, gracias a la revelación y una restauración del Evangelio, nuevamente a través de alguien que tiene autoridad, que hoy tenemos templos en la tierra.

Es Importante Para Este Ministerio tu Comentario

http://2.bp.blogspot.com/_A26cIysUsfA/S7nXIZhh_II/AAAAAAAAAL4/OzKs5lA3qoE/S640/blog.jpg